Más sobre la seguridad interior

Escrito por  Eduardo López Betancourt Ene 06, 2018

En anterior ocasión hicimos referencia a algunos aspectos generales de la polémica Ley de Seguridad Interior, publicada el pasado 21 de diciembre en el Diario Oficial de la Federación, tras una aprobación exprés del Congreso, como se ha vuelto habitual.

Vale la pena continuar el análisis de algunos de los aspectos que se incluyen en tal ordenamiento jurídico. El acto jurídico de relevancia que esta ley crea es la Declaratoria de Protección a la Seguridad Interior, la cual, como veíamos en ocasión anterior, será dictada por el titular del Ejecutivo federal, entre otras, por la vía de una petición de las legislaturas de las entidades federativas o de su respectivo Ejecutivo. Es decir que en los casos en que las propias autoridades locales se consideren rebasadas por una amenaza a la seguridad interior, podrán presentar esta petición para la intervención de la autoridad federal (la cual puede incluir a las fuerzas armadas).

De acuerdo con el artículo 13 de la Ley, esta petición de las autoridades locales deberá contener las consideraciones que la motivan, así como una descripción detallada de los hechos o situaciones que constituyan una amenaza a la seguridad interior.

Entre otros aspectos, la Ley enuncia los siguientes: que se señale la amenaza identificada y su impacto; que se precise el área geográfica, sector poblacional e instituciones vulneradas; que se haga inclusión de estadísticas de actos o hechos de naturaleza similar a la amenaza identificada en la entidad federativa o área geográfica afectada.

Otros aspectos que el mismo numeral de la ley establece son las áreas de insuficiencia operativa, técnica y logística para enfrentar la amenaza identificada; así como la precisión del compromiso de contribuir a la atención de la amenaza y, en su caso, de restablecer la colaboración a que se refiere el segundo párrafo del artículo 1 de la Ley de Seguridad Nacional, en los términos que establezca la Declaratoria de Protección a la Seguridad Interior.

Esta solicitud se podrá acompañar también de la demás información que se considere relevante para justificar su procedencia.

En dichos casos, cuando la declaratoria sea procedente, habrá de expedirse un Acuerdo Ejecutivo que contenga los puntos mínimos que indica el artículo 14 de esta ley, como son la autoridad o institución federal coordinadora y las demás que participarán, la amenaza a la seguridad interior que se atenderá; las entidades federativas o áreas geográficas en las que se desarrollarán las acciones de seguridad interior; y las acciones que se requieran a cargo de las entidades federativas o municipios para contribuir a la atención de tal amenaza.

El punto principal son las fuerzas federales participantes, pues entre estas podrán incluirse las de los cuerpos castrenses.

De este modo, son diversos los aspectos que habrán de dilucidarse respecto a esta polémica ley en días próximos, que se presenta todavía como uno de los grandes temas a debatir en este nuevo año 2018. n