Ahora es el momento

Escrito por  Javier Soriano Guerrero Mar 04, 2018

Empiezo con una historia de autor anónimo: Cuando el señor hizo a la mujer, era su sexto día de trabajo haciendo horas extras...

Un ángel apareció y dijo “¿Por qué pasas tanto tiempo en esta creación?”. Y el Señor le contestó diciendo: “¿Has visto el formulario de especificaciones que tiene? Tiene que ser completamente lavable, pero no plástica, tiene 200 partes movibles, todas reemplazables, funciona con café y restos de comida, tiene un regazo en el que caben dos niños al mismo tiempo que desaparece cuando se incorpora, tiene un beso que puede curar cualquier cosa, desde una rodilla raspada hasta un corazón roto”.

El ángel trató de detener al Señor. “Esto es demasiado trabajo para un solo día, mejor espera hasta mañana para terminar”.

“Pero no puedo”, protestó el Señor. “Estoy tan cerca de terminar esta creación por lo que está muy cerca de mi corazón. Se cura a sí misma cuando está enferma y puede alimentar a una familia con una hamburguesa, y puede hacer que un nene de 9 años se quede bajo la ducha”.

El ángel se acercó y tocó a la mujer “Pero la has hecho tan suave, Señor”. “Ella es suave”, asintió el Señor. “Pero también la hice fuerte. No tienes ni idea de lo que puede resistir o lograr”.

–”¿Podrá pensar?”, preguntó el ángel.

El Señor respondió:

–-”No tan sólo será capaz de pensar, sino también de razonar y negociar”.

El ángel notó algo y se estiró y tocó la mejilla de la mujer. «¡Oh! Parece que este modelo tiene una pérdida. Le dije que estaba tratando de poner demasiadas cosas”.

–”Esa no es una pérdida” –objetó el Señor. “Eso es una lágrima”.

–”¿Y para qué son las lágrimas?” –Preguntó el ángel.

El Señor dijo:

–”La lágrima es la forma en que ella expresa su alegría, su pena, su desilusión, su soledad, su dolor y su orgullo”.

El ángel estaba impresionado.

–”Eres un genio, Señor, pensaste en todo, las mujeres son en verdad asombrosas”.

Las mujeres tienen fuerzas que asombran a los hombres. Llevan a los hijos, sobrellevan dificultades, llevan pesadas cargas, pero se aferran a la felicidad, al amor.

Sonríen cuando quieren gritar. Cantan cuando quieren llorar. Lloran cuando están felices y ríen cuando están nerviosas. Pelean por lo que creen. Se sublevan contra la injusticia.

No aceptan un “No” por respuesta cuando creen que existe una solución mejor. No se compran zapatos nuevos, pero a sus hijos sí... Acompañan al médico a un amigo asustado. Aman incondicionalmente.

Lloran cuando sus hijos sobresalen y ovacionan a sus amigos cuando triunfan. Se les rompe el corazón cuando un amigo muere.

Sufren cuando pierden a algún miembro de la familia, pero son fuertes cuando no hay de dónde sacar fuerzas. Saben que un abrazo y un beso pueden sanar un corazón roto.

Las mujeres vienen en todos los tamaños, colores y formas. Manejan, vuelan, caminan. ¡El corazón de las mujeres es lo que hace el mundo girar!

Las mujeres hacen más que dar a luz. Ellas traen alegría y esperanza. Compasión e ideales.

Las mujeres tienen un montón de cosas que decir y que dar.

Sí, ¡el corazón de la mujer es asombroso!

Aquí termina esta bella historia que es el preámbulo porque este jueves 8 de marzo se celebra el Día Internacional de la Mujer, este año se gesta un movimiento mundial sin precedentes por los derechos, la igualdad y la justicia de las mujeres. El acoso sexual, la violencia y la discriminación contra las mujeres han acaparado los titulares y el discurso público, con una creciente determinación a favor del cambio.

El tema de este año por el Día Internacional de la Mujer es “Ahora es el momento: Las activistas rurales y urbanas transforman la vida de las mujeres”.

Haciéndose eco del tema prioritario, el Día Internacional de la Mujer prestará atención a los derechos y el activismo de las mujeres rurales, que representan más de una cuarta parte de la población mundial y se están quedando atrás en cada medida de desarrollo.

Para materializar la promesa de los objetivos de desarrollo sostenible de no dejar a nadie atrás, es preciso actuar en las zonas rurales para garantizar un nivel de vida adecuado, una vida sin violencia ni prácticas nocivas para las mujeres rurales, así como su acceso a la tierra y a los bienes productivos, la seguridad alimentaria y la nutrición, el trabajo decente, la educación y la salud, lo que incluye la salud sexual y reproductiva y sus derechos conexos.

Este año, el festejo de la mujer llega justo después de que se iniciara un movimiento global que ha tomado la forma de marchas y campañas mundiales, sobre temas que van desde el acoso sexual y el feminicidio hasta la igualdad de remuneración y la representación política de las mujeres. Todo para bien de ellas mismas.

Así que le deseo feliz Día Internacional de la Mujer a todas las guerrerenses. n