#AhoraEsElMomento

Escrito por  Sergio Ferrer Mar 12, 2018

En La Montaña, según datos de archivo del registro de violencia contra las mujeres del observatorio de la asociación civil Mujeres de Tlapa, en tanto que en 2014 el registro hemerográfico de un interdiario regional mostró una cifra de dos casos de mujeres desaparecidas, para 2016 hubo un registro de 14 desapariciones. Para 2017 hay un registro de 11, pero hay casos que se denunciaron o se difundieron aparte en redes sociales u otros que son parte de las cifras de casos no denunciados por vía penal, ni pública.

Esta situación resulta grave porque a finales de 2017 y comienzos de 2018 se conoció de diversos hechos que implican casos de secuestro exprés. La alarma oficial en Guerrero ya está encendida desde el 22 de junio de 2017, cuando en ocho municipios –entre los que se incluyó Tlapa y ahora se agrega Chilapa– se declaró la Alerta de Violencia de Género contra las Mujeres (AVGM).

Es una exigencia que alcaldes y cabildos conozcan en lo inmediato su función para cumplir la Alerta y actúen en consecuencia. Es urgente una sensibilización, actualización real de funcionarios de dependencias como la Fiscalía General del Estado, y de los ayuntamientos, y en general de todas aquellas personas que en algún momento tengan que participar en este mecanismo de protección de los derechos humanos de las mujeres en todas las regiones.

Del conteo del observatorio destaca, además de la presencia de los tipos de violencia tipificados por ley, el aumento de suicidios en la región, que se han duplicado entre 2014 y 2016, de 4 a 8 casos registrados por el medio local por “decepción amorosa”, como suelen ser descritos por los medios al redactar su información. Por cierto, en varias ocasiones el interdiario citado y otros exhiben imágenes de víctimas o supervivientes.

Hay relatos de otro tipo de casos que han quedado en la impunidad, como violaciones tumultuarias, reclutamiento de jóvenes por la delincuencia organizada para señalar a posibles víctimas o ser las propias víctimas de violencia o trata, por mencionar ejemplos graves que no deben existir.

En el ámbito nacional, la Red TDT en su informe Derechos y violencias: la experiencia de ser mujer, documentó que en menos de una década, 4 mil 230 mujeres fueron víctimas de trata; de ese total, 466 eran menores de 18 años. Existe, según organizaciones, una impunidad muy fuerte. “Ha habido una política fallida del gobierno frente a la trata de mujeres y niñas con fines de explotación sexual… es un Estado misógino, un gobierno machista, estructuralmente responsable de que haya un proceso de continuidad ante la desaparición, el feminicidio, la explotación sexual de mujeres”, mencionó en conferencia de prensa Emilio Muñoz, del centro Fray Julián Garcés.

Cito fragmentos del reportaje de Jessica Vargas para el medio boliviano Los Tiempos respecto a la violencia digital: son las mujeres, las nuevas generaciones y grupos LGBT los más vulnerables, según le dijo la experta Raiza Valda.

A los jóvenes les parece interesante contactar con personas desconocidas en redes sociales, lo cual resulta peligroso porque deriva otras situaciones, como redes de trata y tráfico, relata el reportaje. Existe una clasificación de tipos de violencia digital por comportamientos de riesgo que impiden tener control sobre el uso de la información que expone cada usuario en las redes sociales por desconocimiento. Algunas de las violencias digitales son el ciberacoso, el grooming, la sextorsión, el cyberbulling.

Es importante tomar medidas que permitan a la población acceder a una educación digital, es imprescindible que padres y madres se informen sobre el uso y la gestión de dispositivos digitales; no prohibirlos, pero sí saber sus alcances y riesgos de su uso descontrolado. Claro, sin olvidar el mundo físico y la necesidad de la guía y acompañamiento a la niñez y la juventud. Si bien en La Montaña no hay un ejercicio pleno del derecho de acceso a Internet, existe el acceso parcial en ciudades como Tlapa o en comunidades en las que se paga un subservicio que debe funcionar como un habilitador de otros derechos fundamentales, no como factor de riesgo.

A un año del feminicidio de Isabel en La Taberna, Malinaltepec, su caso permanece impune. El Centro de Derechos Humanos de La Montaña Tlachinollan lleva este caso y otros más, acompañando a familiares de víctimas, en busca de que se haga justicia. En cuanto a las cifras hemerográficas de la región, en 2015 hubo un registro de cuatro feminicidios; en 2016 hubo ocho casos, y en 2017, 10. ¡Ni una más! #AhoraEsElMomento como menciona este hashtag de la campaña para visibilizar la violencia y exigir a México detener los feminicidios, que promueve ONU Mujeres.

Este sábado la radiodifusora indigenista La Voz de la Montaña cumplió 39 años, entre un antecedente reciente de distanciamiento de las comunidades, recorte de personal, fallas técnicas y un manejo obligado de excesiva publicidad  gubernamental, es un reto para el Consejo Ciudadano Consultivo de la XEZV incentivar a la población a retomar este medio de comunicación, a participar, a invitarles a ejercer la libertad de expresión y promover el uso de un bien público para el beneficio de la sociedad na savi, me´phaà, nahua, amuzga, afrodescendiente y mestiza, a efecto de no perder el acceso a la promoción y preservación de  la multiculturalidad. n