Chilapa de Álvarez

Escrito por  Raúl Sendic García Estrada Abr 13, 2018

Chilapa de Álvarez, conocida solo como Chilapa, ciudad de Guerrero, que de acuerdo con información de Wikipedia, se localiza en el centro este del estado, a sólo 54 kilómetros de la capital Chilpancingo, en la carretera hacia el municipio de Tlapa de Comonfort.

Con una superficie territorial representa 0.87 por ciento de la estatal y se conforma de 161 localidades. Esta ciudad está constituida por pequeños valles donde se localizan los principales asentamientos humanos, cubriendo 10 por ciento aproximadamente del total del territorio.

Las zonas accidentadas son pendientes muy pronunciadas, constituyen 55 por ciento de la superficie. Las zonas semiplanas conforman 35 por ciento del territorio conteniendo pendientes en escasa pronunciación. Los cerros que destacan por su altura son el Tezquitzin, Payanaltzin (Tizquitzinal) y el Cerro Azul.

El municipio de Chilapa vive hoy una crisis humanitaria, con una epidemia de homicidios, desapariciones forzadas y violaciones a los derechos humanos. Organismos de derechos humanos han reiterado la grave crisis que vive este municipio, señalando la urgencia de acciones pertinentes a recobrar la paz y detener la ola criminal.

El Centro de Derechos Humanos de La Montaña Tlachinollan ha sostenido que se vive una grave crisis en materia de desaparición forzada. De igual forma, Raymundo Díaz Taboada, del Colectivo Contra la Tortura y la Impunidad, ha dado a conocer que se han documentado que 530 familias de tres comunidades de Chilapa y Zitlala han sido desplazadas por la violencia incontrolable en este municipio considerado la Puerta hacia la Montaña de Guerrero.

Los organismos que integran la misión civil de observación que visitó en septiembre del año pasado comunidades del municipio de Chilapa han señalado la grave crisis de violencia e inseguridad en que vive el estado de Guerrero y particularmente el municipio de Chilapa, traducido en ejecuciones, desapariciones y desplazamientos masivos de la población y han diagnosticado la grave crisis en que vive la población.

Las organizaciones no gubernamentales de derechos humanos, integradas en la Red Nacional de Organismos Civiles de Derechos Humanos, todos los derechos para todos y todas, el Centro de Derechos Humanos de la Montaña, Tlachinollan, el Centro Regional de Derechos Humanos José María Morelos y Pavón, el Colectivo Contra la Tortura y la Impunidad y el Grupo Tekio, han enfatizado la grave crisis que vive este municipio, considerado por ahora la región más peligrosa del mundo.

Es necesario replantear las estrategias de seguridad, que atienda los problemas que genera la violencia, la corrupción y la impunidad, tener un control de los civiles armados que se mueven en la región como organismos de autodefensa, elaborar acciones pertinentes para educar para la paz, para atender a las víctimas de la violencia, como lo han señalado en su momento, los organismos de derechos humanos, los defensores de organizaciones no gubernamentales que hacen un llamado e informan de la grave situación de violencia en que se vive en esta zona de La Montaña.

Nadie detiene la ola de violencia criminal, el estado sólo tiene como premisa el uso de la fuerza y se ha señalado que en los meses de enero y febrero de este año se han contabilizado 74 víctimas de la violencia, 44 personas asesinadas, nueve heridos, nueve secuestrados y tres desaparecidos; y entre marzo y abril, 18 víctimas, por tanto, Chilapa se sitúa entre las ciudades con más homicidios dolosos en el país, de estos Acapulco: 834, Chilpancingo: 260 y Chilapa: 177.

La crisis de derechos humanos no se detiene, poblaciones enteras se encuentran en desplazamiento forzado y no existe a la fecha una respuesta contundente para fortalecer a las instituciones, la construcción de acuerdos, el diálogo y la concertación.

Mientras tanto Chilapa es un foco rojo por la violencia, huyen las monjas y el crimen sigue arrebatando la paz, los rostros de la violencia se acrecientan desde 2014, convirtiendo a varias localidades como pueblos fantasmas.