Tianguis electoral

Escrito por  Javier Soriano Guerrero May 27, 2018

La compra del voto es una práctica que se lleva a cabo en todos los estados del país, pero no es cotizado al mismo precio en todas las entidades. La compra electoral es más utilizada por el Partido Revolucionario Institucional (PRI), que se muestra reacio a perder sus privilegios y el poder cada vez que hay elecciones.

La compra del voto muchas veces no es a cambio de dinero; a veces, son artículos de primera necesidad (despensas, artículos de cocina o de limpieza, animales para la crianza, etcétera) que reciben los que aceptan las dádivas para votar por los candidatos que les ordenan, o son amenazas de que van a perder los beneficios de los programas sociales del gobierno, como Prospera, proyectos productivos, becas escolares, fevrtilizantes gratuitos o cualquier otra prestación.

El organismo Acción Ciudadana Frente a la Pobreza ha recibido, del 9 de abril a 22 de mayo, 151 reportes ciudadanos de 25 entidades del país acusando compra de votos mediante recursos públicos: 41 por ciento es por entrega de despensas u otros utensilios; el 36 por ciento refiere condicionamiento para recibir o no beneficios de programas sociales como Prospera; el 18 por ciento es por entrega de dinero en efectivo y el cinco por ciento corresponde al reparto de tarjetas con depósitos.

Del condicionamiento reportado, 58 por ciento es a cambio de la credencial del INE o una fotocopia.

Hace tres años, el presidente de una asociación civil, donde yo trabajaba, junto con otras personas fuimos citados una semana antes de las elecciones, y llevados a la casa de un personaje priísta, aquí en Acapulco, donde tuvimos que esperar como una hora para entrar pues había líderes con colonos afuera de la casa esperando turno. Cuando pasamos a cada uno nos entregaron 500 pesos por votar por el candidato priísta. Obviamente, a la hora de votar lo haces por quien quieres. Como es sabido, el candidato priísta no ganó.

Pero ahora las cosas son diferentes. En las elecciones pasadas, el candidato triunfador fue el del PRD, Evodio Velázquez, quien recibe continuos reclamos por su falta de liderazgo al frente de la administración municipal, y la falta de recursos para realizar obras y pagar a los provedores y empleados a tiempo.

Así que, el candidato priísta, Ricardo Taja Ramírez, tiene muchas posibilidades de recuperar para su partido la administración municipal, según encuestas de intención del voto y de opiniones escuchadas en radio pasillo, por lo tanto, se piensa que no tenga necesidad de comprar votos.

De acuerdo con el portal Democraciasinpobreza.mx, herramienta basada en un formulario para la denuncia anónima de este acto ilícito, el voto se está comprando en 500 pesos, promedio. Aunque en el Estado de México, la entidad con el mayor número de población con carencias, cotiza hasta en cinco mil pesos, mientras que en la Ciudad de México el precio va de 200 a 2 mil 500 pesos.

“A mayor poder, mayor compra de voto”, dijo Santiago Nieto, ex titular de la Fepade y ahora asesor de la campaña del candidato Andrés Manuel López Obrador. Aclaró que no está afiliado a Morena, continuará como académico y sólo aportará con un “programa de blindaje electoral”.

Nieto aseguró que durante esta jornada electoral es importante que la Fepade actúe y que se vigile al Tribunal Electoral del Poder Judicial del Poder Judicial (TEPJF), donde cuatro de sus magistrados “siempre terminan resolviendo a favor del gobierno, particularmente del PRI”.

Los datos estadísticos de 2015 a 2017 muestran que los reportes sobre compra y coacción del voto se incrementa de entre 15 días y 3 días antes de la elección.

Alberto Serdán, coordinador de Acción Ciudadana, enfatizó que esta compra de voto se da en un país donde el 50.3 por ciento vive en pobreza y la canasta básica cuesta alrededor de mil 400 pesos mensuales.

El acto “inmoral e ilegal”, que no ayuda a dejar de vivir en pobreza, lo hacen todos los partidos políticos a nivel nacional, pero, precisó, depende del partido que está gobernando en esa zona la intensidad de la compra.

Estas denuncias sobre uso electoral de programas sociales contravienen la Ley General de delitos electorales. El caso de fotocopiar la credencial del INE viola las leyes de protección de datos personales, precisó Acción Ciudadana.

Por ello, el conjunto de más de 60 organizaciones civiles llamó al INE y a la Fepade a consultar estas denuncias ciudadanas para focalizar la compra de voto en el país, investigar y garantizar el voto libre y secreto.

Así que, paisanos, reciban lo que les ofrezcan los candidatos, pero voten por quienes los convenzan más. n