Buscar la verdad y la paz

Escrito por  Raúl Sendic García Estrada Ago 10, 2018

Se pretende crear una Comisión de la Verdad para investigar los hechos de Iguala que provocaron la desaparición de los 43 estudiantes de la normal rural de Ayotzinapa. Es necesario crear un marco legal para este cometido, que buscar la verdad y la justicia para las víctimas, necesario para la reconciliación y la pacificación.

La construcción de la paz y la reconciliación social, además de la no repetición pasa necesariamente por la justicia y la búsqueda de la verdad, para este trabajo se hace necesario dar con el paradero de los desaparecidos, aplicar la justicia para las víctimas, llegar a la verdad de una forma impecable, para ello se debe crear una comisión para la investigación profesional de los hechos, escuchar a las víctimas.

Las comisiones de la verdad en países de Centro y Sudamérica, han contribuido al esclarecimiento de las violaciones a los derechos humanos durante regímenes militares, tal como aconteció en Argentina, Chile, Paraguay, Brasil, Bolivia y Perú, donde recibieron el mandato legal para el esclarecimiento de los hechos.

En Guerrero, la Comisión de la Verdad que fue creada en 2012; investigó, analizó y aportó elementos relaciones en las violaciones a los derechos humanos y en los delitos de lesa humanidad, dio voz y escuchó a las víctimas de la guerra sucia de los años 1969 a 1979, mediante estas investigaciones, se conocieron los crímenes de estado y de un régimen policiaco-militar que actuó al margen de la ley, como el de la Brigada Blanca, organismo paramilitar integrado por la Dirección Federal de Seguridad, las policías del Distrito Federal y del Estado de México, el Ejército y la Dirección General de Prevención para la Delincuencia.

Las comisiones de la verdad no castigan delitos, buscan la verdad de los hechos, por consiguiente, éstas se desarrollan cuando la mayor parte de los delitos cometidos por el Estado ya prescribieron, cuando han pasado varias décadas de los hechos, pero la verdad, la búsqueda de la verdad es un acto permanente, que tiene como objetivo un informe final, que debe sentar las bases para una nueva relación entre el estado y la sociedad, para lo cual la fuente fundamental es el testimonio de las víctimas, la construcción de la narrativa del pasado, la voz de las víctimas de la violencia, que garanticen una prueba real de una conciliación del presente con el pasado con la no repetición y con el fin de la impunidad.

Las comisiones de la verdad particularmente se dan durante los cambios de regímenes como una decisión política para futuros acuerdos de paz y reconciliación, parte fundamental para una transición democrática que sea garante para la justicia y la no impunidad, que contenga un reconocimiento de los hechos por parte del estado y una garantía de no repeticiones.

Las comisiones de la verdad, como lo señala el investigador y académico del Museo de la Memoria y la Tolerancia, Héctor Moreno Soto, se basan en trabajos como el que se realizó en Argentina, a la mitad de la década 1980, “Argentina nunca más”, que es una reconciliación del pasado con el presente, desde el punto de vista político, moral e histórico.

Una comisión de la verdad debe estar integrada por mujeres y hombres de amplia reputación moral y profesional, que opere con garantizada independencia, que se guíe con procesos transparentes de investigación y que establezca un diálogo con las víctimas.

Se debe enfocar a las graves violaciones de los derechos humanos, a las personas víctimas de tortura física y mental, de desaparición forzada y de asesinatos extra judiciales, que tengan establecido un periodo específico de trabajo e investigación, que tengan métodos certeros para evaluar las grandes cantidades de información y que el informe central esté centrado en las víctimas y sobrevivientes.

Las comisiones de la verdad deben erigirse como complementarias con la justicia penal y saber que esta instancia no establece responsabilidad penal individual y que no determinan castigos.

Las condiciones de la verdad se crean en periodos de cambios políticos, durante el fin de regímenes autoritarios y la instauración de la democracia o la resolución de conflictos armados.

Una comisión de la verdad para la paz es una propuesta de los académicos y activistas Guillermo Trejo y Fabián Sánchez Matus, integrantes del Grupo Verdad y Memoria, la transición hacia un régimen más democrático, planteamiento para dar vuelta a la página de la violencia que tiene postrado al país, que identifique las causas de los conflictos y el horror que ha padecido la población en los últimos dos sexenios; el fin es escuchar a las víctimas, indagar la identidad de quienes cometieron esto como desapariciones, asesinatos, torturas y violencia sexual, sean estos agentes del estado o miembros de organizaciones ilegales, se deben analizar las causas de la violencia, buscar la verdad y rescatar la memoria de México.

Mientras esto sucede hay un escepticismo ante las consultas por la paz y la reconciliación en México. n