La Jornada Guerrero - Elementos filtrados por fecha: Lunes, 08 Enero 2018
Martes, 09 Enero 2018 00:05

Los presidentes y sus estatuas

Adolfo el joven y Adolfo el viejo (López Mateos y Ruiz Cortines) tienen la suya, en Atizapán y el puerto de Veracruz, respectivamente. Miguel Alemán tuvo la propia en Ciudad Universitaria; tal vez si se hubiese erigido en otra parte ahí continuaría su estatua monumental, pero en los convulsos años 60 sufrió varios atentados de estudiantes rebeldes con dinamita, y al final fue destruida y retirada.

Existen sendos monumentos a un presidente de México más, uno en Jiquilpan, Michoacán, pueblo natal del general Lázaro Cárdenas y, a partir de su reciente develación, el pasado 12 de diciembre, a Miguel de la Madrid Hurtado, en Colima, su ciudad de origen. Estos últimos quizá representen dos posiciones muy distintas en la geometría política, y sean los referentes, uno y otro, de la izquierda y la derecha mexicanas. Independientemente de lo anterior, la historia se ha encargado de dejar en buen sitio tanto a Cárdenas como a De la Madrid; los dos tomaron las riendas del país en momentos críticos y lo sacaron avante, cuidando todos los aspectos y recuperando la nación, de la convulsión social uno, de la económica el otro. Y algo también en su estilo personal de gobernar, los dos hombres de Estado honestos, cualidad tristemente cada vez menos común en todo servidor público.

Las ciudades de Morelia y Atlacomulco muy difícilmente tendrán una estatua de este tipo, de presidentes que nacieron en ellas, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto, cuando menos no sin que sean blancos naturales para cualquier contingente de manifestantes, tanto pacíficos como no tanto. No sería extraño que tuvieran el triste final que la de Miguel Alemán en CU; aunque este último dejó un legado innegablemente positivo a su país, su administración tuvo también como característica la corrupción y los grandes negocios al amparo del poder público.

Más allá de los resultados de la gestión de Miguel de la Madrid y el indispensable cambio de rumbo que a tiempo dio a México, dada la realidad geopolítica, tan cambiante por esos años, dos simples anécdotas que han trascendido en el tiempo pueden pintar a la persona y al servidor público responsable y comprometido: una es que en los tiempos previos a la sucesión de 1982, cuando al presidente López Portillo llegaba la versión, algo malintencionada de más de uno de los otros posibles aspirantes, de que el entonces titular de la hoy extinta cartera de Programación y Presupuesto, consultaba a un psicólogo antes de tener algún acuerdo con el presidente, pero era tal el conocimiento y la confianza del jefe al subordinado que el primero tomó el trascendido como algo muy positivo, pues no hacía más que reafirmar en él su imagen como un tipo serio y cuidadoso en extremo; otra es cuando De la Madrid, ya con muchos años de ex presidente, declaró en una entrevista su pesar por no haber indagado más acerca de la familia de su sucesor, Carlos Salinas de Gortari, más concretamente de su hermano Raúl y su proclividad ante los negocios poco claros.

Miguel de la Madrid recibió y dejó el poder dentro del anterior sistema sucesorio, si bien no perfecto, sí uno que era considerado por no pocos enterados de los asuntos públicos como de ponderación de los problemas nacionales, donde el peso del presidente respecto de la decisión final era sin duda decisivo.

Este año, el presidente Enrique Peña Nieto y el PRI revivieron los antiguos mecanismos, mas parece que al final sólo vimos la parafernalia sobre la sustancia, la forma muy sobre el fondo, porque además de que hoy ya el candidato del tricolor no tiene el pase automático a Palacio Nacional, el Presidente decantó su decisión por un político no sólo externo al partido y ajeno por completo a la militancia, sino también mucho más identificado con el PAN, partido que justamente nació como un movimiento reaccionario a los primeros gobiernos emanados de la Revolución y sus políticas, y dio la razón a la versión de un pacto entre el ex presidente Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto, el cual tiene y ha tenido ya alcances transexenales, pero al cual se le avizora ya un ignominioso final.

El “amasiato” del que habla el periodista Álvaro Delgado en su libro del mismo nombre ha quedado confirmado, con todos los costos que ello implica para la nación misma.

Independientemente de geometrías políticas, que cada día suenan más anacrónicas, Jiquilpan y Colima tienen inmortalizados en bronce a sus hijos predilectos, dos presidentes que han trascendido, para bien, a su tiempo, y que hacen honor y comprueban la validez de una máxima pronunciada en más de una ocasión por Miguel de la Madrid: “la eficacia es el valor supremo de la política”.

Publicado en Artículo
Martes, 09 Enero 2018 00:05

Derriban padres a Aguirre

Finalmente, el ex gobernador Ángel Aguirre Rivero tuvo que renunciar a sus aspiraciones de ser candidato a diputado federal por el distrito 08 de Costa Chica, aplastado por la oposición que constituyen las protestas de los padres de los 43 normalistas desaparecidos.

El ometepequense procuró cubrir los requisitos que le pidió el Instituto Nacional Electoral (INE) para dar entrada a su registro: cuidó recabar la documentación en que la Fiscalía General del Estado acredita que no tiene antecedentes penales; en la que la Contraloría del Estado lo exime de cualquier responsabilidad en el uso de manejo de recursos públicos y la constancia en igual sentido expedida por la Auditoría Superior de la Federación, pero el hombre no se ocupó de tomar en cuenta la inconformidad de los familiares de los estudiantes de Ayotzinapa desaparecidos.

Se liberó del impedimento político que lo tenía arrinconado e inmóvil, pero no del dolor, el sufrimiento y el clamor de justicia de los padres de los muchachos, que deambulan por todos lados demandando atención.

Aguirre Rivero es un político experto; habría pecado de ingenuidad si no hubiera pensado en que tendría problemas con los familiares; más bien, los minimizó, los ignoró, los desdeñó, al creer que sorteando los obstáculos jurídicos ya estaría a salvo, para despertar con la pesadilla que vivió al arrancar su precampaña en Ayutla, donde los inconformes le impidieron la realización del acto.

Tal vez diferentes habrían sido los resultados obtenidos si, alejándose de la soberbia, antes de empezar su precampaña entre sus probables electores, se hubiera acercado a los padres para dialogar, plantearles los elementos que no lo convierten en partícipe de la tragedia de Iguala, pero además para hacer compromisos con ellos que ayuden a descubrir la realidad de lo ocurrido y, sobre todo, que se haga justicia.

Nada garantiza que habría llegado a algún arreglo con los inconformes, porque lo que ellos quieren es verlo en la cárcel al considerarlo cómplice de lo ocurrido, pues, han dicho, sabiendo todo lo que había de pasar con los muchachos aquella noche del 26 y la madrugada del 27 de septiembre de 2014, nada hizo para impedirlo; no obstante, distintos habrían sido los resultados a los obtenidos en la apertura de precampaña, donde se armó un zafarrancho.

Tarde intentó el político platicar con los familiares, quienes, de manera tajante, se negaron a escucharlo, reiterando su determinación de no dejarlo seguir su trabajo de proselitismo.

Por tanto, parece inevitable que Aguirre Rivero, tras sus cinco minutos de gloria, retorne al ostracismo donde lo sepultó la tragedia de Iguala, toda vez que, tan sólo por cuestiones de imagen, a ningún partido le conviene convertirlo en su candidato.

Publicado en Editorial

Reprueba Abel Barrera el uso excesivo de la fuerza policiaca el domingo en Cacahuatepec


El director del Centro de Derechos Humanos de La Montaña, Tlachinollan, Abel Barrera Hernández, afirmó que hay indicios de que los tres policías comunitarios muertos en el enfrentamiento del domingo en realidad fueron ejecuciones extrajudiciales, en el contexto de un uso excesivo de la fuerza letal con la intención de privarlos de la vida.

Dijo que es evidente que los policías eran superiores en número y armamento, y fácilmente sometieron a los comunitarios, los cuales no eran capaces de poner en riesgo su integridad física.

“Nosotros tenemos indicios por las personas que estuvieron ahí, de cómo los policías dispararon a los comunitarios. Obviamente esto obliga a que se investigue adecuadamente, a que se haga una revisión minuciosa de cómo se dio la escena de los hechos, pero por los testimonios que nos dan ellos, ninguno opuso resistencia. Es más, por la forma en cómo se actuó, la policía en cuanto a número de elementos y de tipo de corporaciones, era proporcionalmente muy diferente”, señaló.

Entrevistado después de que acudió junto con el coordinador en Guerrero de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) a visitar a los seis que fueron recluidos en el penal de Las Cruces, entre ellos el dirigente del Consejo de Ejidos y Comunidades Opositoras a las presa La Parota (Cecop), Marco Antonio Suástegui y su hermano Vicente, Barrera Hernández dijo: “Estamos hablando de policías que estaban ya sometidos y que no había ningún riesgo de que se pudiera actuar en contra de las fuerzas represivas del Estado, sin embargo, el objetivo fue usar las armas”.

Ese solo hecho, añadió, demuestra que hubo “un exceso de la fuerza letal, porque fue para privarlos de la vida. Eso nos indica que en verdad hubo una acción arbitraria, premeditada, excesiva, donde la intención fue privar de la vida. Eso es grave, y obviamente las autoridades tienen que hacer sus propias investigaciones”.

Por otra parte, señaló que todos los detenidos fueron brutalmente golpeados, lo que indica un uso excesivo de la fuerza con una manera “tan arbitraria, de sometimiento, no solo desarmarlos, sino golpearlos, tenerlos en el suelo, pisotearlos, patearlos, aventarles tierra en la cara, en los ojos, y (darles) golpes en las costillas, en el abdomen, en la cara. Todavía presentan golpes en la cara dos de los compañeros, entonces hay muchos elementos que muestran esta acción arbitraria que procedieron estos policías estatales y federales”.

El defensor de derechos humanos dijo que tan pronto se terminara la audiencia con los que estaban en el penal, acudirían con los que estaban siendo declarados en la Fiscalía Regional, para saber en qué situación se encuentran, y ver si igualmente fueron golpeados, agredidos o heridos.

Publicado en Política

Más de 13 millones de turistas visitaron Guerrero durante 2017, destaca Astudillo en sesión del Grupo de Coordinación Guerrero

Durante la reunión en la Novena Región Militar también se revisaron diversos temas sobre seguridad en la entidad

Acapulco.- Al sostener una reunión de trabajo con el Grupo de Coordinación Guerrero, el gobernador Héctor Astudillo Flores, evaluó los operativos de Seguridad Pública y los resultados de la temporada Invierno 2017-2018, que dejó en la entidad más de 4 mil millones de pesos en derrama económica. 

Además un millón 367 mil turistas visitaron los diversos destinos turísticos y de playa de la entidad como Acapulco, Ixtapa-Zihuatanejo y Taxco de Alarcón alcanzando una ocupación hotelera promedio del 80.5 por ciento, 4.2 puntos más de lo captado en 2016.

Astudillo Flores, señaló que Guerrero superó las expectativas para la temporada turística en ocupación hotelera, superando en más de 4 puntos porcentuales al mismo periodo vacacional del año 2016. Por lo que la entidad inicia el 2018 con más de 4 mil 128 millones de pesos en derrama, con lo cual se da impulso al movimiento económico y mejora la economía de las familias que se dedican a esta actividad turística.

Publicado en Turismo y Economía

Archivo

« Enero 2018 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31