La Jornada Guerrero - Elementos filtrados por fecha: Miércoles, 11 Abril 2018

“Quien no está dispuesto a debatir, no merece gobernar”, sentencia en Acapulco

 “Contrastemos cuál es el impacto real de tus ocurrencias contra mis propuestas”, encara a López Obrador


El candidato presidencial de la coalición Todos por México, José Antonio Meade Kuribreña, retó a sus contendientes a que “no le saquen” y hagan un debate cada semana “para contrastar no solo quién tiene los cómos, sino quién le va a traer estabilidad” a los mexicanos.

Específicamente, se dirigió al puntero en las encuestas, Andrés Manuel López Obrador, y le pidió: “Andrés Manuel seamos serios, te llamo a debatir, contrastemos cuál es el impacto real de tus ocurrencias y cuál el de mis propuestas en la calidad de vida de cada familia”.

Después, el candidato priísta se desplazó en lancha a través de la laguna de Tres Palos hasta el poblado San Pedro Las Playas, donde ofreció a los pescadores y pescadoras apoyarlos con proyectos productivos, pero también hacerse cargo de temas importantes para el estado, como regresar el Tianguis Turístico a Acapulco, aunque sin precisar si será para todos los años, o como está actualmente, un año sí y un año no; e impulsar un programa de rescate del Centro de Convenciones Acapulco.

Desde temprano, Meade Kuribreña llegó al Forum, donde leyó ante reporteros un documento, sin permitir preguntas, en los que expuso siete compromisos de su campaña: las mujeres serán prioridad, educación de excelencia, trabajo y negocio para los jóvenes, hospitales públicos al 100, erradicación total de la pobreza extrema, combate integral a la inseguridad y, para cada mexicano “el apoyo que le permita alcanzar sus metas”.

Luego criticó algunas medidas propuestas por, y otras atribuidas a, López Obrador: la cancelación de la reforma educativa, el cierre del nuevo aeropuerto, “obstaculizar las inversiones productivas”, amnistía a criminales y “sacar a la calle a quienes han causado dolor a las familias mexicanas”.

Publicado en Política
Jueves, 12 Abril 2018 00:05

¿Antiguo patio trasero?

Si el mensaje nacional que dio hace una semana el presidente Enrique Peña Nieto sienta las bases de una nueva doctrina de política exterior que deberían desarrollar los gobiernos mexicanos subsecuentes o si sólo fue un recurso con fines electorales, es algo que aún está por verse.

El mensaje presidencial –correcto en la coyuntura, si bien para muchos llega con retraso– marca un cambio en las formas tradicionales de la política exterior mexicana, pues –al menos en la etapa posrevolucionaria– ningún  mandatario de nuestro país se dirigió en términos similares al de la vecina nación, y por fuera de canales institucionales.

En la parte que le dedica a su par, Peña Nieto le dice: “Presidente Trump: Si usted quiere llegar a acuerdos con México, estamos listos (…). Si sus recientes declaraciones derivan de una frustración por asuntos de política interna, de sus leyes o de su Congreso, diríjase a ellos, no a los mexicanos (…). No tendremos miedo a negociar (…). Estamos convencidos de que, poniéndonos de acuerdo como amigos, socios y buenos vecinos, nos va a ir mucho mejor que confrontándonos. Estamos listos para negociar, sí, pero partiendo de la base del respeto mutuo”.

Publicado en Editorial

Archivo

« Abril 2018 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30