Preguntas

Escrito por  Dic 28, 2017

Como el político avezado y ducho que es, el ex gobernador Ángel Aguirre Rivero no sólo eludió los señalamientos que, como lo habían anunciado, le fueron a hacer a Ayutla, en el comienzo de su campaña interna en la alianza PRD-PAN-MC rumbo a la candidatura a la diputación federal, los padres de los 43 desaparecidos de Ayotzinapa, sino que además les tendió un puente de comunicación, que ellos no pudieron ignorar. Y no debe olvidarse que, como lo dijo el ideólogo del viejo PRI –el alma mater política del ex mandatario–: en política, la forma es fondo.

Para ello el ex Ejecutivo local echó mano de las artes que bien conoce, de la negociación y del diálogo, con la finalidad de no confrontarse, ni muchos menos enfrentarse con ellos.

El resultado fue un breve intercambio civilizado de posturas, lo cual es un logro –como está la situación–, aún si no se dio propiamente un diálogo.

Sin olvidar con quiénes está aliado ahora su partido, desvió, no hacia el PAN, sino hacia Felipe Calderón –entonces presidente surgido de Acción Nacional– la responsabilidad por los asesinatos de los dos normalistas del 12 de diciembre de 2011, y les recordó que él ha sido el gobernador que más apoyo ha dado a la normal de Ayotzinapa.

Sin embargo, sería pertinente plantear algunas preguntas para poner en contexto los hechos: ¿Por qué volvió a la arena política el ex gobernador? ¿Por sus fueros o por los fueros de alguien más?

Porque no hay que olvidar que, luego de su truncada gestión, en su autoexilio, el ex mandatario estuvo vetado para volver a hacer vida política, según quedó demostrado a principios de 2015, cuando se movía para colocar a su alfil Sofío Ramírez como candidato del PRD a la gubernatura. Entonces, una acción del gobierno federal lo detuvo en seco: la detención de su hermano Mateo y de sus socios los Hughes, acusados de desviar recursos públicos mediante triangulación de fondos.

Fue un mensaje poderoso, imposible de ignorar. Y el ex gobernador se recluyó en su ostracismo de nueva cuenta.

Pero ahora Aguirre ha vuelto a la luz pública en una ruta que lo llevará de seguro no sólo a la candidatura de la alianza PRD-PAN-MC, sino a la diputación federal por el distrito 08 de Guerrero. ¿En qué momento le fue permitido participar? ¿Por qué ahora sí y antes no? ¿Será porque ya comenzó el proceso electoral y han surgido peligros reales para el equilibrio de poderes en el estado y en el país? ¿Será que tiene la misión de ocuparse de esos peligros? n