Que protejan sólo a los importantes

Escrito por  Ene 06, 2018

No es de extrañarse en realidad que el Partido de la Revolución Democrática (PRD) pugne por que tengan seguridad solamente los aspirantes a una candidatura a cargos de elección popular.

No ha habido un pronunciamiento enérgico y sostenido del perredismo contra la violencia que golpea a la entidad; incluso, cuando han sido asesinados perredistas, se ha concretado a expresar públicamente condenas que a los pocos días desaparecen, sin que vuelva a tocar el tema hasta el siguiente homicidio.

Al apremiar a los gobiernos federal, estatal y municipales a diseñar estrategias para garantizar la integridad física de los aspirantes, el dirigente estatal perredista, Ricardo Barrientos Ríos, expresó que “es muy importante que garanticemos la seguridad de los compañeros de todos los partidos políticos que van a participar”.

Aunque en realidad ninguno de los demás partidos políticos ha hecho al gobierno una exigencia seria y severa para proteger a la población, como si su militancia no fuera parte de los afectados, es el PRD el que ha demandado resguardo especial para quienes aspiran a contender en las elecciones.

El líder perredista reconoció que “la falta de resultados en las investigaciones que realiza la Fiscalía de Justicia de Guerrero (FJG) genera impunidad, y eso provoca que continúen sucediendo crímenes como el del alcalde de Petatlán, el perredista Arturo Gómez Pérez, y el del aspirante a la presidencia municipal de Atoyac por el Partido Revolucionario Institucional (PRI), Alfredo Serna Nogueda”.

Ni como partido, ni como bancada en el Congreso del estado, ni en el Congreso de la Unión, el PRD –ni ningún otro partido– se ha atrevido a defender a la población, que es la más desprotegida ante el embate de la delincuencia.

Respecto a la reunión que con el objetivo de hablar del Pacto por la Seguridad tuvo el PRD con el jefe del Ejecutivo estatal, Barrientos Ríos comunicó un mensaje sobre lo tratado, sobre lo que apuntó: “El partido no está en la postura de pedir cambios en el gabinete de seguridad, ni en la Fiscalía General del Estado”. El encuentro, abundó, “fue con el fin de buscar la coincidencia y garantizar la seguridad de Guerrero”. Nada más. Así de tibio y trivial.

Ahora, la dirigencia perredista hace escuchar su voz para demandar protección para los aspirantes, en tanto los demás, la población, vale agregar, que se rasque con sus propias uñas, al fin que no es importante, porque los importantes son los señores candidatos. ne