Osorio Chong, mancha negra

Escrito por  Ene 12, 2018

Aun cuando Miguel Ángel Osorio Chong hubiera sido un excelente secretario de Gobernación al que se despidió con todos los honores y un alud de reconocimientos, en Guerrero su actuación queda en entredicho desde el momento en que no hizo lo suficiente para esclarecer la desaparición de los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa, y menos aun procuró que se castigara a los responsables.

Al despedirse, Osorio Chong hizo gala de que, “frente a problemas desatendidos en México, dialogamos y tendimos puentes de entendimiento”, fórmula que, en el caso de los 43, no funcionó, porque pudo haber diálogo y entendimiento que siempre terminó en engaños, pero no se buscó la aplicación de la ley.

Si bien era función de la Procuraduría General de la República (PGR) atender y solucionar el problema, la Secretaría de Gobernación tuvo un papel preponderante en el caso, entrevistándose su titular, Osorio Chong, varias veces con los padres de los desaparecidos para celebrar acuerdos que finalmente no se cumplieron.

Fue protagonista del pacto para aprobar las reformas estructurales, frecuentemente cuestionadas aún; sirvió al presidente Enrique Peña Nieto en sus proyectos. Trabajaron de común acuerdo. Se entendieron; se le reconoció su trato suave, tranquilo, en todo momento. Fue, es, hombre del presidente, y por eso mismo, no hizo lo que tenía que hacer para sacar adelante el asunto de los 43, no obstante la indignación y protestas que provocó a nivel internacional y que, incluso, motivó la creación por parte de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) un grupo que se encargó de investigar durante más de un año la tragedia, emitiendo recomendaciones que no fueron cumplidas.

La desaparición de los 43 no fue asunto menor, por lo tanto, no haberlo resuelto constituye una mancha en el expediente de Osorio Chong lo mismo que de Peña Nieto, quien, hasta la fecha, se ha resistido a esclarecerlo, protegiendo a los responsables.

Al referirse a Peña Nieto durante su despedida, Osorio Chong expuso: “cuando pienso en usted, no tengo duda que la historia no se equivocará al juzgar al hombre que pensó en el país y no en su persona…”. Le faltó decir al ex secretario en qué benefició al país, primero, la desaparición de los 43 jóvenes y, segundo, el no haber solucionado el problema. n