Ayotzi: ¿cuándo los resultados?

Escrito por  Mar 14, 2018

Cuando el subsecretario de Relaciones Exteriores, Miguel Ruiz Cabañas, afirmó en la audiencia pública llevada a cabo por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en Bogotá, Colombia, el 3 de marzo, que la intención del Ejecutivo mexicano es arribar a conclusiones este mismo año, los padres de los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa desaparecidos en Iguala no sabían en qué dirección iba encaminada la salida del gobierno de la República.

Un manto de escepticismo los cubrió, pues en el transcurso de más de 36 meses no han percibido más que un esfuerzo, no por esclarecer los hechos, sino por obstaculizar investigaciones y procurar impunidad para los responsables.

Ese día, en Bogotá, Ruiz Cabañas expresó: “la meta es concluir y dar respuestas que legítimamente nos demandan los padres y los mexicanos”, en tanto Alfredo Higuera Bernal, fiscal especial de la Procuraduría General de la República (PGR) para el caso Iguala, señaló que en las semanas recientes se obtuvo información relevante que identifica el móvil del secuestro y desaparición de los 43 normalistas, la cual confirmaría, reforzó, la colusión de las policías municipales con la organización criminal Guerreros Unidos.

Destacó “que en las últimas semanas se ha allegado de información importante para la identificación del móvil de los hechos, que además daría cuenta del nivel de involucramiento de la organización criminal y el papel de las corporaciones municipales, en un esquema de organización delictiva importante”. Por otro lado, en declaraciones al periodista Joaquín López-Dóriga, en Radio Fórmula, Higuera descartó la línea de que el móvil del ataque a los normalistas fue que éstos habían tomado un autobús que transportaba droga.

Luego, este lunes se dio a conocer en la Ciudad de México la detención de Erick Uriel Sandoval, La Rana, en Cocula –donde supuestamente quemaron a los normalistas– con base en una orden de aprehensión de 2015.

Esta persona supuestamente tomó decisiones relevantes en la entrega de los normalistas.

Mientras el vocero de seguridad Roberto Álvarez Heredia se deshizo en felicitaciones y reconocimientos al gobierno federal, Felipe de la Cruz, vocero de los padres de los 43, consideró que ésta no es más que otra detención que no los sorprende porque ellos saben que los culpables son los policías municipales y estatales, y los mismos militares, pero no se les ha tocado.

Entre tanto, la atención está enfocada en lo dicho por Ruiz Cabañas en el sentido de que obtuvieron información relevante que identifica el móvil del secuestro y desaparición de los 43 normalistas, la cual confirmaría, reforzó,  la colusión de las policías municipales con la organización criminal Guerreros Unidos.

Muchas palabras, muy pocos resultados, y de dudosa efectividad. n