¿Dejarán llegar a Torreblanca?

Escrito por  May 04, 2018

Cuando se comentaba la posibilidad de que Movimiento Regeneración Nacional (Morena) postulara a Zeferino Torreblanca Galindo como candidato a la presidencia municipal de Acapulco, campeaba el ánimo de que saldría ganador en las elecciones; no obstante, la equidad de género se impuso y la candidatura fue para Adelán Román.

Con la experiencia de haber sido ya alcalde de Acapulco y gobernador del estado, Torreblanca Galindo pudo haber sido considerado un candidato de lujo y, por consiguiente, un alcalde de lujo también.

Al final de cuentas, fue el Partido del Trabajo (PT) el que lo acogió y lo colocó en su lista de aspirantes. Desafortunadamente, el PT es un partido que carece de la estructura necesaria para llevar al triunfo al ex mandatario, cuyo arrastre popular podría no ser suficiente para conducirlo al triunfo.

A Torreblanca Galindo no le perdonan que, a la mitad del camino, haya abandonado a los líderes de los partidos políticos que lo encumbraron al poder.

Aparte, no le ayuda la imagen de hombre duro y serio.

En contrapartida, su paso por la comuna acapulqueña y la gubernatura, dejó constancia de ser un hombre organizado, un buen administrador, que prefirió llevar a cabo un buen trabajo para la población que procurar adhesiones de quienes lo rodeaban y los que se le acercaban.

Su distanciamiento de quienes impulsaron sus anteriores candidaturas, se debió, dicen, a las exigencias desmedidas que él no estuvo dispuesto a satisfacer porque lesionarían su administración.

Habrá que esperar a ver cómo le va en su nueva encomienda; por una parte, representa la suya una candidatura de alto nivel, mas en otros bandos está a favor de estos la estructura partidista, la experiencia en la cooptación, la manipulación, las trampas y el reparto de tortas y refrescos.

No siempre gana el mejor candidato; a veces gana el que más reparte dinero y más experiencia tiene en jugadas sucias. n