Juárez Cisneros, en el filo de la navaja

Escrito por  May 05, 2018

Por el solo hecho de tratarse de un guerrerense, es resaltable mencionar la designación de René Juárez Cisneros como presidente del Comité Ejecutivo Nacional del PRI, donde sustituye a Enrique Ochoa Reza, cuyo comportamiento como pandillero de barrio, en nada ayudó al candidato de la alianza Todos por México (PRI, PVEM, Panal), José Antonio Meade Kuribreña.

Juárez Cisneros, ex gobernador de Guerrero y ex subsecretario de Gobernación, es un político discreto, que siempre se ha movido con bajo perfil, ajeno al escándalo y la controversia.

Es un hombre de diálogo, relacionado ampliamente a nivel nacional, donde se ha desenvuelto con soltura y en forma callada.

De diferente calibre son los comentarios que columnistas y articulistas de publicaciones nacionales han hecho en torno a su nombramiento. Se maneja, por ejemplo, que su llegada ha sido una decisión de Meade como una estrategia para cobrar impulso en las tendencias electorales.

Y se hace hincapié en que fue determinación del candidato, porque, afirman, hasta ahora no le habían dejado ningún espacio para maniobrar, moviendo todo el presidente Enrique Peña Nieto, quien le impuso como coordinador de campaña a Aurelio Nuño Mayer.

Se encuadra a Juárez Cisneros como uno de los cambios que habrán de sacar al candidato del distante tercer sitio de las preferencias electorales.

No todo es esperanza entre los priístas, pues el arribo de Juárez Cisneros está provisto del escepticismo derivado de su cercanía con el ex secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, candidato plurinominal a senador, de quien se afirma que no le conviene de ninguna manera que Meade llegue a la Presidencia porque eso le restaría poder e importancia en el Senado, donde buscaría el liderazgo de la bancada priísta.

¿Qué tiene qué ver eso? Pues si Meade es presidente, Osorio Chong tendría que seguir sus lineamientos; si Meade no llega, quien sea presidente tendrá que negociar con el ex secretario de Gobernación para sacar sus planes adelante.

En cuanto al papel de Juárez Cisneros, si Meade llegara a Los Pinos, que se ve como algo muy lejano y poco probable, René se cubriría de gloria, pues el triunfo priísta se atribuiría en gran parte al PRI; si no llega, Juárez Cisneros tendrá que pagar un alto costo político.