Nuevo fiscal

Escrito por  May 17, 2018

Este lunes 14, durante la comparecencia en el Congreso local, el diputado perredista Silvano Blanco Deaquino, le había espetado a Jorge Zuriel de los Santos: “ya sabemos que usted será el próximo fiscal”. “El secretario general (de Gobierno, Florencio Salazar Adame), quiere tomar el control de la Fiscalía, y quizás no sea malo. Le ha quedado a deber mucho al estado de Guerrero; ha sido sólo un adorno en ese espacio (la Secretaría General), porque él es el principal responsable de coordinar los esfuerzos de seguridad en el estado y no lo ha hecho, lamentablemente”.

Deaquino transpiraba malestar al hacer referencia a que Zuriel de los Santos –uno de los tres componentes de la terna enviada al Congreso por el gobernador– era un recomendado.

El martes 15, pese a la inicial oposición de la bancada perredista, Zuriel de los Santos fue designado fiscal con 43 votos de los 44 diputados presentes.

Zuriel llega con la etiqueta de recomendado por un gobierno emanado del PRI, tal como llegó Xavier Olea Peláez, a quien, pese a su ineficaz desempeño, ese mismo priísmo lo sostuvo y apoyó en el Congreso contra viento y marea.

La diputación de Movimiento Ciudadano fue incisivo y constante en sus acusaciones contra Olea Peláez.

El diputado Ricardo Mejía Berdeja llegó a ironizar que el fiscal no perseguía delitos, sino perseguía impunidad, misma que, acusaba, llegaba casi al 100 por ciento.

En Guerrero –se mofaba–- “es más fácil sacarse la lotería que se resuelva un crimen”.

Incluso se llegó a demandar que se sometiera a juicio político al fiscal, pero el PRI y sus aliados, pese a la ausencia de resultados en la procuración de justicia, lo salvó.

Este día 15, el diputado Blanco Deaquino puso frente a la lámpara la radiografía de la procuración de justicia, al cuestionar que “el gran déficit de este gobierno sea el tema de la seguridad en el estado. Ahí están los miles y miles de asesinatos en 2017 y se podrá decir que no es privativo del estado, sino que ocurre en todo el país, pero lo que sí es privativo es que la Fiscalía en este momento es la peor que hay en el país; la Fiscalía de Guerrero está en último lugar en resolución de incidencia delictiva”.

Se fue un fiscal con el estigma de recomendado dejando a la Fiscalía convertida en desolación; llega el relevo con la misma etiqueta. Y que, a manera de entrada, ofrece: “la mejor Fiscalía está por llegar”. Obras son amores. n