Leyva Mena, centro de la discordia

Escrito por  May 29, 2018

Si no es ingenuidad, habría que preguntar a Marco Antonio Leyva Mena cómo llamar al hecho de enfrentar a los poderes Ejecutivo y Legislativo juntos con tal de regresar unos cuantos meses o, peor aun, algunas horas solamente, al frente del ayuntamiento capitalino.

La presidencia de Chilpancingo con Leyva Mena al mando descarriló aparentemente porque no supo solucionar el problema de la basura.

Todo mundo creía que había terminado su gestión al solicitar al Congreso licencia para separarse, pero hace unas semanas sorpresivamente reapareció e incluso entró a Palacio y se sentó en la silla presidencial, lo que se consideró un desafío y una falta de respeto para el presidente en funciones, Jesús Tejeda Vargas.

 Como el Congreso le negó la autorización para su retorno, Leyva Mena interpuso una denuncia ante el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), el que ordenó al Congreso emitir nuevo veredicto sobre el caso. El Congreso volvió a denegar la solicitud, y más tarde, el TEPJF le ordenó reinstalarlo.

El Congreso lo reinstalará hoy, pero acto seguido dará curso al dictamen que tiene listo para revocarle el mandato.

Parece que Leyva Mena calculó mal. Primero se peleó con el gobernador Héctor Astudillo Flores, de filiación priísta, a quien culpó de los problemas que le estaban reventando en la alcaldía. Desde ahí pisó en falso.

La presión que enfrentó lo llevó a pedir permiso y ahora que quiere regresar, el Congreso, donde el PRI tiene mayoría, le cierra el paso.

No se alcanza a entender la razón por la cual Leyva Mena se empecina en retomar el poder aun con la oposición de los poderes Ejecutivo y Legislativo.

El problema no sería tanto si sobre el ring estuvieran nada más gobierno y diputados, sino que entre el jaloneo arrastran al pueblo de Chilpancingo, que tanta carencias enfrenta, y no permiten que el actual alcalde los enfrente de mejor manera.

El relajo podría alcanzar hoy la cúspide, pues evidentemente los legisladores no están dispuestos a dejar que Leyva Mena se salga con la suya. Ya de por sí consideran una humillación que el TEPJF los haya llamado al orden; por tanto, Leyva podría ser nuevamente alcalde y dejar de serlo en cuestión de horas, en tanto Chilpancingo paga las consecuencias de este juego de poderes. n