Palabrerío, compromisos de campaña

Escrito por  Jun 04, 2018

Cuando Leopoldo González González sugiere que los aspirantes a ocupar cargos de elección popular enriquezcan la propuesta propia en materia de seguridad, ahora sí que, seguramente, el señor arzobispo quiere decir que los candidatos deben ampliar su exposición respecto a cómo proyectan hacer efectivo su compromiso.

Porque, conocedores de la gravedad del problema de la violencia y la importancia que la población de los distintos estratos concede a este rol de la vida cotidiana, sobre todo los que ambicionan llegar a la alcaldía no tienen empacho en comprometerse a terminar con ese cáncer, pero no van más allá.

Tienen sumo cuidado en ocultar las estrategias que seguirán con su Policía Municipal, cuyas labores no van más allá de la prevención del delito, en tanto la inseguridad se traduce en asesinatos dolosos, secuestros, extorsiones y cobros de piso, terreno en el que el municipio no tiene injerencia, ni capacidad de acción.

¿Cómo pensarán entonces combatir el delito? Nadie dice nada. Tal vez nadie sepa cómo, pero, eso sí, no falta el discurso del más experto en materia de seguridad, ni el compromiso del que tiene mucho carácter para meter a los delincuentes al orden, ni el ofrecimiento del que alcanzará la tan anhelada paz a como dé lugar.

Las promesas son muchas, pero están ausentes las maneras de cómo lograrlo, lo cual evidencia que lo más importante es llegar al cargo.

Hasta ahora presidentes municipales no han sido capaces ni siquiera de dar la batalla a la certificación de sus policías; no obstante que recibirán una corporación nada confiable, sin capacitación además, los candidatos aseguran que se comerán al mundo. n