Ni de la basura escapa Acapulco

Escrito por  Jun 25, 2018

Parece que hubiera miedo, pasividad o, de plano, indiferencia de prestadores de servicios turísticos para hablar de los problemas que enfrenta Acapulco como destino vacacional.

En el caso de los hoteleros, desde que se creó la Oficina de Convenciones y Visitantes de Acapulco (OCVA), y el gobierno les entregó su operación, dejaron de criticar; no vieron más carencia, ni excesos; igual ha ocurrido desde la aparición del Fideicomiso Turístico (Fidetur), surgido a raíz de la liquidación de la OCVA a consecuencia de un fraude, que nunca se aclaró.

Aunque no se sabe cómo, ni en qué gasta los recursos Fidetur; a pesar de que no hay resultados de lo que podría ser su trabajo, y no obstante que no informa de la labor de promoción que debe desarrollar, nadie chista nada.

Cobijado por la Sectur estatal, Fidetur pasa inadvertido.

Por eso mismo, habrá que aplaudir al presidente de la Asociación Mexicana de Agencias de Viaje (AMAV) capítulo Acapulco, Santos Ramírez Cueva, cuando declara que en el puerto los turistas se quejan más de la suciedad que hay en la ciudad que de la inseguridad.

Apuntó que el deficiente servicio ha ocasionado puntos negros incluso en la zona turística. “No hay mayor recurrencia de queja por parte de los turistas que encontrar un Acapulco mal oliente y con un exceso de basura, en todos los periodos del año; pasó en Año Nuevo, en Semana Santa y seguimos teniendo deficiencias en la recolección”, criticó.

No requiere mucho esfuerzo de análisis llegar a la conclusión de que, si la autoridad municipal no tiene capacidad para tener una zona turística limpia, mucho menos la tendrá para combatir el problema de la violencia.

A pesar de ser la actividad turística la que genera mayores ingresos al gobierno y a la población, las autoridades no tienen interés ni siquiera en limpiar al puerto y mantenerlo así. n