A sus 88 años, Gabriel Ramírez practica sus canciones para que no se le olviden Foto: Misael Damián

A sus 88 años, Gabriel Ramírez practica sus canciones para que no se le olviden

Escrito por  Misael Damián Ene 12, 2018

No sabe leer ni escribir, y se considera un compositor de pueblo, dice el hermano de Indalecio Ramírez


Ometepec, 11 de enero. Don Gabriel Ramírez Hernández, hermano del extinto compositor Indalecio Ramírez, dijo que fue al ayuntamiento para cantarle al retrato de su padre, que se encuentra colocado en exhibición en la planta baja del edificio.

Se considera como un compositor de pueblo porque no sabe leer ni escribir, sin embargo, todavía se sabe la letra y música de su primer corrido, El paso de la Canoa, que escribió hace 67 años, afirmó.

Don Gabriel Ramírez, luego de enlazarse anticipadamente con la directora de la Radio de Todos (del ayuntamiento de Ometepec), Nancy Sandoval de la Cruz, acudió al edificio del ayuntamiento a cantarle a su padre, Vidal Ramírez, quien se encuentra retratado en pirografía en uno de los cuadros de Francisco Baños, un recluso que tiene en exhibición sus cuadros en el vestíbulo del ayuntamiento municipal de esta ciudad desde el mes pasado, para que se vendan.

Entrevistado antes de que le cantara unas chilenas a su extinto padre, don Gabriel dijo que el corrido famoso en los bailes de la región de Costa Chica y en otras partes del estado, fue inspirado en componerla porque estuvo en el lugar de los hechos, “estaba yo de 20 (años) en ese tiempo”, relató que era el día del santo Señor del Perdón, por lo que todos irían a Igualapa, que es el lugar donde se conmemora y, para cruzar el río Santa Catarina, tenían que cruzar en canoa, a ello se debe el nombre del corrido “ahí lo mataron, en el paso de la canoa”, dijo.

Expuso que el corrido lo compuso en la cárcel, “yo lo canté y lo eché a regar, en ese tiempo no había nada, ni radio. Lo regué y lo aprendieron muchos”, dijo que él cantó su corrido con guitarra, dijo que ahora lo escucha pero no está completo como él lo compuso, unos solo mencionan la mitad de su totalidad. Actualmente recuerda unas 18 de sus composiciones, entre corridos y canciones, como Estoy ciego, Tu castigo, Jardín sin rosas, Amor de madre, entre otras, “tengo un corrido que dice que no sé leer ni escribir. La pura mente trabaja, el que es buen gallo, es buen gallo”, dijo.

Las canciones de Gabriel Ramírez las cantan guitarristas en Ometepec. Dijo que a lo mejor trae el don por su familia, pues su papá, Vidal Ramírez, fue compositor de chilenas y su hermano, Indalecio Ramírez, fue reconocido internacionalmente con canciones como Noche y mar, Una Limosna, Que sepan  todos, esta última que en aquel tiempo cantó Pepe Aguilar; y ahora lleva por nombre el disco de Las Hermanas García, un dueto compuesto por Laura y Celia, ometepecanas que han cantado en el Cervantino y ofrecido conciertos en gran parte de la República.

Dijo que él se considera como un compositor de pueblo y rústico, mientras que su hermano, el finado, Indalecio Ramírez  -de quien se sabe que aprendió a escribir ya grande de edad-, “compuso canciones finas, y yo soy rústico”.

Junto al retrato rústico de su finado padre, le volvió a recitar unos versos que le compuso el día en que murió y después los declamó cuando estaba el cuerpo tendido. Indicó que sus canciones quisiera que salieran al aire.