Celebran en Cochoapa, Ometepec, la Santa Cruz con el toro de petate Foto: Misael Damián

Celebran en Cochoapa, Ometepec, la Santa Cruz con el toro de petate

Escrito por  Misael Damián May 04, 2018

El animal baila sones y chilenas acompañado por habitantes de comunidades de los alrededores


Ometepec, 3 de mayo. La fiesta de la Santa Cruz en la comunidad de Cochoapa del municipio de Ometepec, una de las más concurridas de la región, asistieron miles de personas de comunidades y municipios vecinos, y de la propia comunidad, todos a divertirse con el toro de petate que recorrió por las principales calles de la localidad bailando este 3 de mayo.

El proceso de la fiesta se da desde el 1 de mayo con la traída de las velas al mayordomo, lo que se conoce como la cera, donde asisten los vaqueros, luego el 2 se da lo que es el Cabildo, y se recogen los regalos.

El mito cuenta que el Terrón luego de ofrecer al toro en el pueblo logra venderlo y los señores de la población (los vaqueros) deciden ir a buscar al nuevo dueño del toro y van casa por casa (en el festejo son las paradas que hace el toro de petate en su recorrido), sin embargo, por último optan por matar al animal y convertirlo en comida para los asistentes.

Este 3 de mayo el toro inició su veneración en la capilla de la Santa Cruz, que se ubica en un cerro de la población, en donde los vaqueros recitaron versos al animal, para luego empezar con el recorrido seguido de una multitud de personas de las comunidades y municipios cercanos. En su recorrido el toro de petate es acompañado por los vaqueros, el terrón, el terroncillo, el monteador (hermano del Terrón) y las mojigangas que representan las personas públicas.

En las paradas, la familia, madrina de el toro de petate (persona que a invitación del mayordomo ofrece agua y comida a los vaqueros y seguidores del animal) le coloca adornos y, en el tiempo que los personajes y asistentes toman su refrigerio, el toro baila sones y chilenas con integrantes de la familia de la casa donde se visitó.

El recorrido se da en las principales calles con paradas obligatorias en la iglesia, dos capillas y la cruz que está colocada en la entrada del pueblo, en uno de los cruceros de la carretera estatal de Xochistlahuaca-Ometepec, que es la mitad del recorrido y luego regresan para terminar en la casa del mayordomo donde se reparten las piezas del toro, en total alrededor de 6 kilómetros.

En este año fue la familia Caballero Domínguez, quien hizo posible que la tradición se resaltara.

En el mismo día, por motivo de la fiesta la comunidad ofrece a sus visitantes un baile que empieza después del medio día donde los integrantes del comité regalan tamales con su arroz de leche; barbacoa y platillos diversos, totalmente gratis para todo aquel que llegue a la fiesta.