Apatía del INAH ante hallazgos arqueológicos hechos en Tecpan, denuncian Foto: Rodolfo Valadez Luviano

Apatía del INAH ante hallazgos arqueológicos hechos en Tecpan, denuncian

Escrito por  Rodolfo Valadez Luviano Ago 05, 2018

Se han descubierto cientos de figuras de barro de animales, personas, rostros, máscaras, monolitos y piedras labradas en varias comunidades


Tecpan, 4 de agosto. Varios han sido los hallazgos arqueológicos que se han registrado en comunidades de Tecpan que han sido indiferentes para los representantes del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), los cuales, incluso, han cerrado las puertas a los pobladores para desarrollar proyectos de preservación y cuidado de los vestigios encontrados.

Como prueba de esa negativa, está el caso que denunciaron los habitantes de la comunidad de Villa Rotaria; un lugar en donde se han descubierto cientos de figuras de barro con imágenes de animales, personas, rostros, máscaras, e incluso, monolitos y piedras labradas de casi un metro de altura.

En junio de 2014, en esa localidad, mientras trabajadores del ayuntamiento cavaban para introducir la tubería del drenaje, encontraron una piedra de medio metro de altura con la figura labrada de un emperador. El hallazgo es parte de los muchos que han ocurrido por años en esa población. Sin embargo, cuando los vecinos se organizaron y pidieron al INAH asesoría para fundar un museo comunitario donde mostrar las piezas que han sido encontradas, simplemente la dependencia jamás respondió a sus llamados, según contó en su momento la entonces comisario municipal, Lucas Jiménez.

La idea de formar el museo comunitario surgió después de la visita que realizó al pueblo Rodolfo Lobato Rodríguez, representante en Costa Grande del INAH, quien acudió para conocer la piedra labrada que fue encontrada en ese año. A su llegada, varios habitantes sacaron de sus casas los vestigios que encontraron en esa localidad, mismos que, según Lobato Rodríguez, pueden ser muestra de que en la zona existió un centro ceremonial o un asentamiento humano muy importante de la cultura Cuitlateca, con influencia de otras culturas que habitaron la región como Tolteca, Tarasca o Teotihuacana.

Además de Villa Rotaria, se han encontrado vestigios arqueológicos en las comunidades de Potrero de Carlos, Achotla, El Cerrito, Tecpan, Tetitlán y Santa María, en el municipio de Tecpan; en San Jerónimo y en La Pintada y El Paraíso, en la parte alta de la sierra de Atoyac, donde, en éste último, incluso, fue descubierta una pirámide.

En los pueblos han sido encontradas desde piedras con petrograbados y rocas labradas que muestran figuras de animales, personas e imágenes cósmicas y abstractas; figuras de barro con imágenes de individuos, objetos, animales y herramientas, hasta pirámides, sin que el INAH de muestras de interés, lo que para algunos historiadores como Rubén Ríos Radilla o Víctor Cardona Galindo es lamentable porque se trata de restos de las primeras civilizaciones que poblaron esta región de Guerrero.

Otro hecho lamentable fue el silencio que guardó el INAH cuando fue derribada la casa en la que se cree murió Pablo Galeana, héroe de la guerra de Independencia, en San Jerónimo, en la que, a pesar de que la dependencia colocó sellos para frenar el derribe, semanas después hizo mutis, porque en el solar fue construida un nuevo inmueble que hoy es una tienda comercial.