La muerte de 3 comunitarios fue una ejecución, señala Tlachinollan Foto: Rubén Vázquez Santiago

La muerte de 3 comunitarios fue una ejecución, señala Tlachinollan

Escrito por  Roberto Ramírez Bravo Ene 09, 2018

Reprueba Abel Barrera el uso excesivo de la fuerza policiaca el domingo en Cacahuatepec


El director del Centro de Derechos Humanos de La Montaña, Tlachinollan, Abel Barrera Hernández, afirmó que hay indicios de que los tres policías comunitarios muertos en el enfrentamiento del domingo en realidad fueron ejecuciones extrajudiciales, en el contexto de un uso excesivo de la fuerza letal con la intención de privarlos de la vida.

Dijo que es evidente que los policías eran superiores en número y armamento, y fácilmente sometieron a los comunitarios, los cuales no eran capaces de poner en riesgo su integridad física.

“Nosotros tenemos indicios por las personas que estuvieron ahí, de cómo los policías dispararon a los comunitarios. Obviamente esto obliga a que se investigue adecuadamente, a que se haga una revisión minuciosa de cómo se dio la escena de los hechos, pero por los testimonios que nos dan ellos, ninguno opuso resistencia. Es más, por la forma en cómo se actuó, la policía en cuanto a número de elementos y de tipo de corporaciones, era proporcionalmente muy diferente”, señaló.

Entrevistado después de que acudió junto con el coordinador en Guerrero de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) a visitar a los seis que fueron recluidos en el penal de Las Cruces, entre ellos el dirigente del Consejo de Ejidos y Comunidades Opositoras a las presa La Parota (Cecop), Marco Antonio Suástegui y su hermano Vicente, Barrera Hernández dijo: “Estamos hablando de policías que estaban ya sometidos y que no había ningún riesgo de que se pudiera actuar en contra de las fuerzas represivas del Estado, sin embargo, el objetivo fue usar las armas”.

Ese solo hecho, añadió, demuestra que hubo “un exceso de la fuerza letal, porque fue para privarlos de la vida. Eso nos indica que en verdad hubo una acción arbitraria, premeditada, excesiva, donde la intención fue privar de la vida. Eso es grave, y obviamente las autoridades tienen que hacer sus propias investigaciones”.

Por otra parte, señaló que todos los detenidos fueron brutalmente golpeados, lo que indica un uso excesivo de la fuerza con una manera “tan arbitraria, de sometimiento, no solo desarmarlos, sino golpearlos, tenerlos en el suelo, pisotearlos, patearlos, aventarles tierra en la cara, en los ojos, y (darles) golpes en las costillas, en el abdomen, en la cara. Todavía presentan golpes en la cara dos de los compañeros, entonces hay muchos elementos que muestran esta acción arbitraria que procedieron estos policías estatales y federales”.

El defensor de derechos humanos dijo que tan pronto se terminara la audiencia con los que estaban en el penal, acudirían con los que estaban siendo declarados en la Fiscalía Regional, para saber en qué situación se encuentran, y ver si igualmente fueron golpeados, agredidos o heridos.