Acuerdan en Cacahuatepec reactivar la Policía Comunitaria Foto: Rubén Vázquez Santiago

Acuerdan en Cacahuatepec reactivar la Policía Comunitaria

Escrito por  Roberto Ramírez Bravo Feb 12, 2018

Comuneros llevan a cabo su tercera asamblea tras la incursión policial de enero


En la tercera asamblea del Consejo de Ejidos y Comunidades Opositores a la presa La Parota (Cecop) después de la incursión de la Policía Estatal en La Concepción, campesinos reiteraron estar en pie de lucha, acordaron reactivar la Policía Comunitaria en los pueblos donde se constituyó esta corporación, y demostrar que ni esta corporación ni el Cecop están acabados.

Sobre todo, expresó el asesor Rodolfo Chávez Galindo, el mensaje es que la presa no pasará.

En la comunidad de Huamuchitos, pueblo ubicado al otro lado del río Papagayo, los comuneros se dieron cita alrededor del mediodía. De acuerdo con el pase de lista, hubo representaciones de las comunidades de Espinalillo, Aguacaliente, Cacahuatepec, Cruces, Parotillas, La Concepción, Los Ilamos y Rancho Las Marías.

No son todas las que constituyen los bienes comunales de Cacahuatepec, pero sin duda son más que las que se reunieron en la asamblea de la semana pasada, que se llevó a cabo en Los Ilamos. Y es que la gente todavía tiene temor a reunirse después de que el 7 de enero pasado la Policía Estatal, con el apoyo de la Ministerial y la Federal, irrumpió en La Concepción, asesinó a tres policías comunitarios, detuvo a 25 de ellos y a sus dirigentes Marco Antonio y Vicente Suástegui Muñoz.

“Ninguna organización social en este momento tiene a 25 de sus miembros presos”, señaló Chávez Galindo, para dimensionar la acción del gobierno del estado contra la organización comunal, no el Cecop, sino la Policía Comunitaria, que está adscrita a la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (Crac) y que, explica, no dirige Marco Antonio Suástegui, sino que se rige por un comité ciudadano y tiene reconocimiento legal en la Ley 701, de Reconocimiento a los Derechos y Cultura Indígenas.

En la comisaría municipal, con el respaldo del comisario Humberto León Calixto, se lleva a cabo la asamblea, donde los habitantes dan testimonio de lo ocurrido en La Concepción, denuncian el asesinato de sus compañeros, recuerdan los allanamientos de la policía sin orden de cateo, las torturas a que fueron sometidos los detenidos, algunos de los cuales fueron arrastrados por la calle, el 7 de enero.

“No tengamos miedo, compañeros –dice una mujer–; de todas maneras un día vamos a morir”. Otro campesino hace la alusión expresa: “en Huamuchitos estamos puestos para lo que venga”.

El salón de la comisaría está lleno, y por las ventanas grupos de personas, hombres jóvenes en su mayoría, se asoman tratando de escuchar. El Cecop está vivo, insisten. Otra mujer transmite un mensaje de su hijo que está en prisión, detenido el 7 de enero. “Mi hijo les manda muchos saludos y les pide que no se caigan, que cuando él salga va a actuar más, vamos a andar para defender nuestro derecho; si pasa la presa, no va a haber nada de agua, el río se va a secar”, dijo.

Uno de los acuerdos relevantes fue la reactivación en Huamuchitos de la Policía Comunitaria, para solicitar por escrito que haga labores de vigilancia en la feria que se celebrará el 11 y el 12 de marzo. Con ello, la intención fue enviar un mensaje claro: la corporación no ha sido desmantelada, y sigue operando en los pueblos donde se constituyó, y desmentir la versión de que fueron “hombres armados” quienes se enfrentaron a los policías.