El vocero del GCG, Roberto Álvarez Heredia, descarto que los padres asesinados en Taxco el pasado lunes, tuvieran nexos con grupos delincuenciales, asevero que ya se tienen avances en las investigaciones. El vocero del GCG, Roberto Álvarez Heredia, descarto que los padres asesinados en Taxco el pasado lunes, tuvieran nexos con grupos delincuenciales, asevero que ya se tienen avances en las investigaciones. Foto: Dassaev Téllez Adame

Descarta GCG que sacerdotes asesinados tuvieran vínculos con delincuentes

Escrito por  Dassaev Téllez Adame Feb 13, 2018

Afirma Álvarez que hay “avances muy importantes” en el caso


Chilpancingo, 12 de febrero. El vocero del Grupo de Coordinación Guerrero (GCG), Roberto Álvarez Heredia, descartó que los sacerdotes asesinados en Taxco, el pasado lunes, tuvieran nexos con grupos delincuenciales, y aseveró que ya se tienen avances importantes en las investigaciones.

“No existe hasta ese momento ninguno, ningún elemento, que haga presuponer que existe algún tipo de vínculo o liga entre delincuentes con el trabajo pastoral de los sacerdotes”, puntualizó.

En entrevista mencionó que al menos hay dos grupos de policías ministeriales que se están enfocando en la investigación y resolución del asesinato de los dos sacerdotes; agregó que la Fiscalía General del Estado (FGE) tiene la orden de máxima prioridad para resolver el caso.

“Hay un avance importante que por obvias razones no puedo informar, porque desconozco detalles, pero existe un trabajo muy adelantado esperemos que esto dé frutos en próximas horas o días”, dijo.

Informó que como parte de los trabajos que está realizando la FGE, investiga desde los hechos previos al crimen donde fueron asesinados los sacerdotes Germaín Muñiz García e Iván Añorve Jaimes.

Dijo que esto incluye desde que salieron de la comunidad de Mezcala hacia el baile del grupo Bronco en Juliantla, así como su estancia en el lugar, hasta su salida y traslado de Juliantla al lugar de su asesinato.

“No hablar en torno a detalles de la investigación de la Fiscalía, pero sí tengo que reafirmar con toda la responsabilidad de que no existen hasta estos momentos ninguno, ningún elemento que haga presuponer que existe algún tipo de vínculo o liga entre delincuentes con el trabajo pastoral, con los sacerdotes”, aseveró.

Así que estos dos grupos se están dedicando a una reconstrucción de hechos para indagar a fondo el porqué del crimen y así dar con el paradero de los asesinos.

“Hay una determinación de la FGE y del gobernador Héctor Astudillo, quien ha exhortado a que se aceleren las investigaciones en torno a este asunto que en su momento lamentamos y condenamos con todo el rigor de las palabras”, finalizó.

Cabe resaltar que ambos sacerdotes salieron de la comunidad de Mezcala el pasado 4 de febrero cerca de las 19 horas hacia la comunidad de Juliantla y fue la madrugada del 5 fueron asesinados en un ataque a tiros en la carretera federal Iguala-Taxco.

Viajaban en una camioneta en compañía de otras cuatro personas cuando regresaban de Juliantla, en el municipio de Taxco, a donde habían acudido a un baile al que supuestamente asistieron diversos grupos delictivos de Guerrero, Morelos y Estado de México.