Se unen otros ejidos para apoyar la lucha de comuneros de Zihuatanejo contra Fonatur Foto: Hercilia Castro

Se unen otros ejidos para apoyar la lucha de comuneros de Zihuatanejo contra Fonatur

Escrito por  Hercilia Castro Feb 25, 2018

Aún pendiente, la indemnización por hectáreas expropiadas para crear Ixtapa, dicen

Agua de Correa, El Zarco, El Coacoyul, en solidaridad marchan en Ixtapa, donde reparten volantes


Zihuatanejo, 24 de febrero. Los ejidos de Agua de Correa, El Zarco y el Coacoyul, se han unido a los de Zihuatanejo en la demanda de justicia del adeudo que mantiene Fonatur desde hace 44 años al no pagarles las tierras expropiadas.

Este sábado los ejidatarios se volvieron a juntar para marchar sobre el bulevar de Ixtapa, pero a su lado estaban sus compañeros de El Zarco, Coacoyul y Agua de Correa. Sin embargo, esta vez los ejidatarios repartieron volantes y utilizaron un perifoneo en inglés y español dirigido a los turistas.

Del ejido de Agua de Correa los acompañaron un grupo que representa a 152 campesinos, pero Fernando Pineda, comisariado de ese ejido comenta que sólo queda vivo un ejidatario de los fundadores de 1938.

Pineda comenta que de las tierras ejidales la mayoría fueron vendidas, y otras ocupadas “la mayoría vendieron y otros hicieron sus casas ahí, recibieron 4 terrenos (en los 70). Se expropiaron de 800 hectáreas, cerca de la mitad”.

“Se quedaron con lo mejor, la zona plana, de playa, de los cerros no expropiaron nada, expropiaron lo más bonito”, dijo.

El ejidatario coincide en que el gobierno nunca es justo, pues pagó por la expropiación de los terrenos de Agua de Correa muy poco.

Lo mismo comentaron del ejido de Coacoyul, además del precio tan bajo que recibieron por las tierras, sostienen conflicto con el aeropuerto, pues no les fue pagada una parte.

“Breve historia de un sucio trato”, titularon en el volante en inglés dirigido a turistas, donde cuentan lo que es un ejido y las 3 expropiaciones de tierra que afectaron al ejido de Zihuatanejo. 2.25 hectáreas expropiadas el 24 de febrero de 1959, en un decreto hecho por el ex presidente Adolfo Ruiz Cortines; Las 480 hectáreas en Ixtapa, expropiadas el 1 de febrero de 1973, bajo decreto del ex presidente Luis Echeverría Álvarez, y mil 393 del actual pueblo de Zihuatanejo, con fecha de 2 de febrero del mismo año.

El sucio trato que relatan en el tríptico en inglés se refiere a las 480 hectáreas donde se encuentra actualmente el Centro Integralmente Planeado (CIP) Ixtapa, decreto en el que la Federación debió pagarle a los ejidatarios porteños, 2 lotes urbanizados de 600 metros cada uno, y el 20 por ciento de las utilidades netas obtenidas en la comercialización de las 480 hectáreas.

“El ejido de Zihuatanejo no quiere caridad o favores, demanda el pago total de la garantía firmada en 1973, por el presidente Luis Echeverría Álvarez”.

Los ejidatarios terminan su marcha, mientras uno que otro turista se acercaba a tomarles foto para subirla a sus redes sociales, o simplemente detenerse a escuchar el perifoneo.

Al final, aquellos ex dueños de tierras preciadas y con vista al mar que les fueron expropiadas, esperan para tomar su microbús, en lo que es el costoso desarrollo hotelero de Ixtapa y del que ahora, nada les pertenece.