Niños de Acapulco toman clases en barracas por retraso en reconstrucción Foto: Raúl Aguirre

Niños de Acapulco toman clases en barracas por retraso en reconstrucción

Escrito por  Héctor Briseño Mar 13, 2018

La primaria Plan de Ayala fue demolida por los daños que dejaron los sismos; la obra tardará unos dos años, reprochan padres


Niños de la escuela primaria Plan de Ayala, ubicada en la colonia Zapata, deben tomar clases en barracas adaptadas sobre una cancha de futbol semi empastado, debido a que su plantel fue demolido para construir un inmueble nuevo, tras los daños sufridos por los sismos registrados en años recientes en Acapulco.

Son poco más de 500 menores los que deben tomar lecciones de español y matemáticas en galeras improvisadas con maderos, cartones, lonas, malla de alambre y retazos de tela, muchos de los cuales fueron donados por padres de familia.

Son las madres las más inconformes por esta situación, quienes acusaron que los trabajadores de la obra laboran de manera lenta, se la pasan dormidos y existen versiones de que la escuela será terminada dentro de dos años.

“Los trabajadores de la obra claridean a una, cuando les dice que se pongan a trabajar nos dicen que qué nos importa”, lamentó la abuela de uno de los estudiantes.

Reunidas en la puerta de acceso a la instalación provisional, mujeres lamentaron que deban que esperar por entregar los alimentos a sus hijos bajo el sol, y con el riesgo de ser atropelladas por los conductores de taxi que transitan por el mercado de la Zapata.

“Los niños están todos llenos de calor, no son condiciones para estudiar, a ver usted tenga a su hijo en un salón de estos”, expresó una madre de familia.

El director del plantel, Ángel González Castrejón, subrayó que “es lo que tenemos y nos debemos adaptar, para eso nos pagan, la educación no puede detenerse, quisiéramos mejores condiciones pero son las que están, no había otro lugar para dar clases a los niños, están ocupados”, y explicó que la Secretaría de Educación Guerrero les prestó 10 carpas.

Indicó que se presentó un retraso en la demolición del anterior plantel, pues se descompuso una pieza de la máquina retroexcavadora, pero las labores se han reanudado.

Puntualizó que “es muy difícil en estos tiempos del siglo 21, y que se manifieste una calidad educativa, escuelas al 100 y de calidad, pero vemos que no es así, en tanto que no se termine de reparar nuestra institución; ha si do muy complicado, sobre todo para los niños, esperemos la autoridad regrese a ver para acá”.

Señaló que la información oficial es que el centro educativo será concluido en alrededor de ocho meses.

Advirtió que padres de familia gestionaron un recurso para construir la barda perimetral de la escuela, pero el dinero fue utilizado para mejorar los salones improvisados sobre la cancha.

Subrayó que antes de trasladarse a tomar clases en el campo de futbol de la colonia Zapata, los infantes tomaban clases en pasillos de la escuela, en la cooperativa, y bajo la sombra de los árboles, pues el plantel había sido dañado por los sismos y ya no podían ser ocupados.