Por la impunidad han aumentado los feminicidios, afirma investigadora Foto: Rubén Vázquez Santiago

Por la impunidad han aumentado los feminicidios, afirma investigadora

Escrito por  Héctor Briseño Mar 14, 2018

La muerte de una mujer se mira con indiferencia, eso genera que no se exija justicia, señala Rosa Icela Ojeda Rivera


La investigadora y académica de la Universidad Autónoma de Guerrero (Uagro), Rosa Icela Ojeda Rivera, subrayó que los feminicidios han aumentado de forma preocupante en la última década en la entidad, debido a la impunidad imperante en el estado de Guerrero, así como a la desigualdad, además de la indiferencia, lo cual ha provocado que la sociedad no exija justicia.

En la Universidad Americana de Acapulco se llevó a cabo la presentación del libro Feminicidios. Violencia de género en contra de las mujeres de Guerrero: Enero de 2005 a diciembre de 2015, elaborado por la investigadora Rosa Icela Ojeda Rivera.

En su intervención, la académica y activista advirtió que “las cifras han crecido increíblemente”, un 400 por ciento, entre la década que comprende 1995-2005, con 381 feminicidios documentados, y al siguiente decenio, el de 2005-2015, se contabilizaron mil 445 en el estado de Guerrero.

La fundadora del Observatorio de Violencia contra las Mujeres Hannah Arendt, señaló que “se trata de un incremento fuerte, no solo numérico, sino en la violencia ejercida contra las mujeres”.

Alertó que “como observatorio hemos aprendido, por cada homicidio documentado, al menos hay tres que no se han denunciado, que no se conocen, que no se hicieron públicos, estamos en la punta de un fenómeno mucho más grave”.

Ojeda Rivera subrayó que se debe establecer un compromiso de trabajar mano con mano, al indicar que uno de los motivos de que el fenómeno siga aumentando, es la impunidad.

Sin embargo, recalcó que “hay una parte muy grande de responsabilidad de las autoridades investigadoras del delito, de los responsables de aplicar la ley y el castigo; pero una parte muy importante de responsabilidad es de la sociedad”.

Lamentó que “matar a una mujer no es un agravio para la sociedad, lo miramos todavía con indiferencia, eso genera también impunidad y la falta de exigencia”.

Ojeda Rivera puntualizó que en países más civilizados donde la población exigió que haya un punto cero, han sido emprendidos esfuerzos en conjunto por contrarrestar las cifras de violencia contra las mujeres.

Agregó que “otra causa es la desigualdad, vivimos en un medio muy machista, misógino, terriblemente misógino, las mujeres cuando ocupamos espacios públicos somos vistas como ambición”.

Recriminó que “eso justifica la mirada lasciva, el comentario oxidante, lo que tenemos que vivir en el espacio público, tiene que ver con desigualdad. Detrás del piropo callejero, de la mirada lasciva, está incubado un feminicidio, porque ese piropo sin su permiso es una invasión a su cuerpo, a su libertad, a ese derecho que tenemos mujeres y niñas de circular libremente”.