Pide arzobispo a criminales no sembrar más dolor y sufrimiento Foto: Raúl Aguirre

Pide arzobispo a criminales no sembrar más dolor y sufrimiento

Escrito por  Héctor Briseño Mar 19, 2018

Los llama a convertirse al bien, así como a las autoridades a aplicar la justicia

Manifiesta Leopoldo González González que todos somos necesarios para construir la paz

La máxima aspiración es la felicidad, pero la violencia, impunidad y desigualdad lo impiden, señala


El arzobispo de Acapulco Leopoldo González González, conminó a grupos criminales a que "no siembren más dolor y sufrimiento".

Con motivo de los hechos de violencia ocurridos recientemente en Acapulco y la entidad, González González pidió a criminales convertirse al bien, así como a autoridades aplicar la justicia.

El arzobispo de Acapulco emitió un comunicado con motivo de la creciente violencia en el puerto.

Manifestó que “a quienes cometen este tipo de crímenes pedimos que no siembren más dolor y sufrimiento. Dios los ama y los llama a conversión”.

A las autoridades responsables de la seguridad de la ciudadanía, González González expresó que “no dejen de hacer su mejor esfuerzo, que los crímenes no queden impunes”.

A los ciudadanos manifestó que “todos somos necesarios para construir la paz, somos artesanos de paz”, y enfatizó que la cuaresma, próxima a conmemorarse, debe ser motivo de reflexión y conversión.

En su comunicado dominical, el arzobispo Leopoldo González señaló que la máxima aspiración de todo ser humano es la felicidad, pero la violencia, impunidad y desigualdad imperantes en la sociedad lo impiden.

Manifestó que "hay situaciones graves que siembran tristeza, temor y desconfianza, y que desde hace años nos han oprimido".

González González advirtió que la violencia generada por el crimen organizado y la delincuencia, la corrupción y la impunidad, la injusta distribución de bienes y el deterioro progresivo del medio ambiente, amenazan la felicidad del ser humano.

Sin embargo, el arzobispo de Acapulco hizo un llamado a no perder la esperanza.

A pregunta expresa de un reportero, González González manifestó que la legalización de sustancias naturales o sintéticas para su utilización como droga, representan un camino grave y un problema de salud.

Nadie puede decir que las drogas no dañen, asegura el arzobispo

Recalcó que “nadie puede decir que las sustancias usadas como drogas no dañen. La pintura, el cemento y el thinner bien utilizados sirven para hermosear las casas, pero utilizadas como solvente provocan daño”.

Insistió que “las drogas provocan no solamente un daño a la salud física e integral de la persona que las consume, sino también adicción, lo cual es una especie de esclavitud”.