Por la falta de empleo, familias na savi adelantan su migración a campos agrícolas Foto: Salvador Cisneros Silva

Por la falta de empleo, familias na savi adelantan su migración a campos agrícolas

Escrito por  Salvador Cisneros Silva Abr 11, 2018

La necesidad los obliga a salir continuamente de sus pueblos, antes de lo previsto

Algunos no tienen contrato, sólo la esperanza de encontrar trabajo y generar ingresos para comer


Tlapa, 10 de abril. Al no existir fuentes de empleo, familias indígenas na savi adelantaron su viaje al Norte del país, que estaba previsto para agosto.

Son las 3 de la tarde, Angélica y su hija de escasos días de nacida esperan la salida del autobús que los trasladará desde la ciudad de Tlapa hacia los campos agrícolas en el estado de Baja California, a dos días y medio de camino. Antes de partir, Angélica pasa a revisión con el doctor de la Unidad de Servicios Integrales al servicio de los jornaleros, para que revise a su pequeña Anayeli, quien tiene 20 días de nacida, y prevenir alguna complicación durante el camino, ella pregunta hasta el último detalle al médico; es su primera hija.

A Angélica la acompañan su tía y una de sus amigas, las tres son originarias de la comunidad de Barranca Palma, del municipio de Cochoapa el Grande, la zona mas marginada de Guerrero y México.

Al no tener ningún ingreso económico han decidido adelantar su viaje al Norte del país para trabajar como jornaleras agrícolas, tuvieron que pagar su pasaje, no tienen ningún contrato, nada seguro, sólo la esperanza de encontrar un trabajo y generar ingresos para comer.

Según datos del registro, de 100 por ciento de jornaleros que salieron de la USI entre marzo y abril, 60 por ciento eran mujeres, en su mayoría de 14 a 22 años, algunas de ellas con bebes en brazos, la necesidad las obligó a tener que migrar, a buscar qué comer.

Angélica dice que para poder mantener a su pequeña tiene que tener un empleo bien remunerado, en La Montaña eso no existe, por ello tomó la decisión de migrar.

En los últimos años las familias han tenido que salir de sus comunidades antes de la temporada de migración, que va de septiembre a febrero, ya que en sus pueblos indígenas, principalmente  los municipios de Cochoapa y Metlatónoc, la situación es cada vez más difícil, poco trabajo y mucha necesidad.

La joven na savi es madre soltera, su pareja se fue a los Estados Unidos cuando ella tenía pocos mese de embarazo, pero nunca se comunicó con ella, ahora tuvo que decidirse a salir en busca de trabajo, arriesgándose con su pequeña.

Antes, los jornaleros regresaban a sus pueblos a sembrar maíz, a pasar las fiestas del pueblo, ahora la necesidad los obliga a migrar continuamente, la siembra ya no deja para vivir, sólo para comer.