Alumnos de la escuela Justo Sierra en Zihuatanejo tomaron clases en la vía pública debido a las malas condiciones de sus aulas. Alumnos de la escuela Justo Sierra en Zihuatanejo tomaron clases en la vía pública debido a las malas condiciones de sus aulas. Foto: Jaime Ojendiz Realeño

Alumnos de un kínder de Azueta toman clases en la calle por riesgo en sus aulas

Escrito por  Jaime Ojendiz Realeño Oct 05, 2017

Supervisor del Igife recorre el plantel para corroborar daños


Zihuatanejo, 4 de octubre. Alumnos de jardín de niños Justo Sierra tomaron clases fuera de sus aulas debido a que las condiciones de sus salones son de riesgo, informan.

La mañana del miércoles fue bloqueada la calle Cocos, debido a que los alumnos del jardín de niños Justo Sierra instalaron sus butacas para recibir clases en la calle, debido a la llegada del supervisor en la Costa Grande del Instituto Guerrerense para la Infraestructura Física Educativa (Igife), Romel Navarrete Ureña. Junto con el director del Fideicomiso Bahía de Zihuatanejo, Jorge Sánchez Allec, efectuaron un recorrido al interior del plantel para constatar el mal estado físico de los salones.

Navarrete Ureña, informó que pudo observar que esta escuela es una construcción atípica que sí necesita sus cambios, pero que esto depende de un programa que se plantea al gobierno del estado año con año, y para poder ejecutar dicha construcción necesitan programarla en el ejercicio anual de obras. “Se cierra en el mes de noviembre, hay que hacer formalmente la petición para que se pueda programar para el año 2018”, expuso.

Agregó que las condiciones requieren de que se emita un dictamen estructural y que eso determinará si los niños podrán regresar a sus salones o definitivamente se tendrán que salir, o seguir tomando sus clases fuera de sus salones.

Dijo que la escuela no cuenta con la posesión del terreno y que esto lo hará el Fibazi, por lo que lanzó una recomendación a todos los directores de instituciones educativas del municipio para que hagan su solicitud al ayuntamiento para ser sujetos a una evaluación.

A su vez, los 166 alumnos del jardín de niños Justo Sierra seguirán recibiendo sus clases fuera de sus salones, mientras se acondicionan siete salones en la cancha techada dentro de la escuela.