Educación a pique

Escrito por  Sep 27, 2017

Si la Secretaría de Educación Guerrero tenía de por sí conflictos por todos lados debido sobre todo a su resistencia a restituir los profesores faltantes, las lluvias y el temblor vinieron a colmarle el plato.

Si todos los días había marchas, bloqueos y plantones porque la dependencia no se ha ocupado en reponer los profesores que dejaron su plaza por fallecimiento o jubilación, hoy en día surgen los problemas como hongos en un campo fértil, derivados, además, de los golpes de la naturaleza.

No pocos son los planteles donde personal docente y profesores se niegan a ocupar las aulas por temor a que caigan sobre los alumnos y mentores, en tanto en otros reclaman la pronta revisión por personal especializado para determinar si las instalaciones pueden ser ocupadas sin correr riesgos.

Podrá alegar la SEG que los problemas ocasionados por lluvias y sismos no son de su competencia, pero tampoco podrá negar que golpean el calendario escolar y la enseñanza.

El caso es que los líos están ahí y rematan en las calles de la ciudad y carreteras, hasta donde los inconformes desplazan su malestar reclamando pronta solución.

Así, en Chilpancingo, por ejemplo, padres de familia encabezados por profesores del jardín de niños Moisés Guevara Villalba bloquearon el carril central de la autopista del Sol en el punto conocido como puente de la Galeana, para que el Instituto Guerrerense de Infraestructura Física Educativa (Igife) construya nuevas instalaciones, pues las actuales están afectadas por el sismo.

El número de escuelas que de manera oficial no han reiniciado labores en Guerrero incrementó a 169 este martes, así como también creció la inconformidad de los padres de familia por la falta de revisión de las autoridades.

En Taxco, madres de familia de la secundaria Rafael Romero, de la comunidad de Dolores, bloquearon durante una hora la carretera federal entre esa ciudad e Iguala para exigir la reposición de cuatro maestros.

Las mujeres tomaron las instalaciones de la secundaria el 19 de septiembre, ante la falta de respuesta de la SEG para atender la demanda de hace dos años.

Los problemas salpican inclusive a las autoridades municipales, como en Tlapa, donde padres de familia de la colonia 5 de Mayo tomaron el ayuntamiento para exigir al gobierno municipal que atienda las necesidades de la escuela primaria Galileo Galilei de ese asentamiento.

En Acapulco no faltaron las protestas: 10 planteles del Cobach no reanudaron clases; exigen los docentes que Protección Civil revise las instalaciones.

Así, la educación, a la que los políticos le apuestan para erradicar la violencia y la inseguridad, el desempleo y el estancamiento económico, yace apaleada sin poder levantarse. n