Ayer fue clausurado el II Congreso Nacional de Discapacidad Intelectual y VI Simposio Avances y Perspectivas en el Conocimiento del Síndrome de Down y Otros Desórdenes de Neurodesarrollo, encabezado por Carlos de la Peña Pintos, secretario de Salud del estado, en el Centro Internacional Acapulco, con la participación de la Orquesta Juvenil de Renacimiento, en la cual al menos el violinista padece esta condición. Ayer fue clausurado el II Congreso Nacional de Discapacidad Intelectual y VI Simposio Avances y Perspectivas en el Conocimiento del Síndrome de Down y Otros Desórdenes de Neurodesarrollo, encabezado por Carlos de la Peña Pintos, secretario de Salud del estado, en el Centro Internacional Acapulco, con la participación de la Orquesta Juvenil de Renacimiento, en la cual al menos el violinista padece esta condición. Foto: Raúl Aguirre

México, en pañales en programas de apoyo a personas con síndrome Down

Escrito por  Héctor Briseño Oct 01, 2017

Faltan verdaderos planes de inclusión para integrarlos a las actividades económicas y sociales, señala la especialista Karla Adney Flores Arizmendi


México se encuentra en pañales en lo que se refiere a programas de apoyo, atención y seguimiento a personas con síndrome de Down, aunque se han logrado avances importantes, señaló la especialista Karla Adney Flores Arizmendi, integrante de la Red Down de México y del Instituto Nacional de Pediatría.

Flores Arzimendi, quien impartió la conferencia Síndrome de Down, ayer y ahora, resaltó que, en naciones como España, se han logrado aplicar verdaderos planes de inclusión, con el objetivo de integrar a personas con síndrome de Down a actividades económicas, culturales y sociales.

En su ponencia, Flores Arizmendi resaltó los enormes avances existentes en el tratamiento a personas con síndrome de Down en el mundo durante el último siglo.

La médico pediatra especificó que la esperanza de vida de personas con síndrome de Down en 1929 era de nueve años de edad; en 1950 pasó a 24 años; y en 2016 era de 63 años.

Subrayó que, con ello, han surgido nuevos retos para mantener una calidad de vida en los pacientes que padecen síndrome de Down.

Explicó que en España existen programas que contribuyen a que personas con este síndrome se independicen de sus padres, los cuales requieren de entrenamiento para que se acostumbren a su nueva cotidianeidad, desde cumplir con un trabajo asignado en el horario adecuado, a no gastar todo su dinero, a utilizar el transporte público y adquirir responsabilidades, no solamente en labores, sino en su casa, en detalles como apagar la estufa, cerrar todas las llaves, entre otras.

Subrayó que en las labores de inclusión es básico el apoyo familiar, con el objeto de lograr un impacto social a través del entendimiento y dar su valor a la diversidad de los seres humanos.

Para ello, Flores Arizmendi enfatizó que el cerebro debe mantenerse activo, a través de terapias de lenguaje, estimulación y aprendizaje.

Sentenció que “no hay milagros en el desarrollo de personas con síndrome de Down, hay trabajo arduo y continuo”.

En el caso de México, explicó que hay poco personal preparado, y los estudiantes con síndrome de Down apenas comienzan a ser incluidos en aulas con niños regulares.

Subrayó que ello representa un beneficio mutuo, pues profesores deben prepararse más, y ayuda a los niños a ser más receptivos, tolerantes y respetuosos, pero a ello, el personal docente debe estar mejor capacitado.

Consideró que el modelo educativo de la Secretaría de Educación Pública tiene prevista la inclusión en uno de sus ejes, pero previó que será complicado implementarlo de aquí a 2037, pues cada cambio de gobierno se presentan modificaciones a los planes de estudio.

Este sábado concluyó el segundo Congreso Nacional de Discapacidad Intelectual y Síndrome de Down, en el Centro Internacional Acapulco, con la participación de ponentes nacionales y extranjeros, y más de 600 padres de familia, jóvenes y docentes.