Los trabajadores de la planta aceitera de San Jerónimo manifestaron su rechazo a que se cierre esa empresa. Los trabajadores de la planta aceitera de San Jerónimo manifestaron su rechazo a que se cierre esa empresa. Foto: Rodolfo Valadez Luviano

Deja de comprar copra la aceitera de San Jerónimo por la falta de recursos: titular

Escrito por  Rodolfo Valadez Luviano Oct 08, 2017

El dinero se canaliza para atender daños por los fenómenos naturales, justifica

La suspensión perjudica a los trabajadores de tres plantas de Agroindustrias del Sur, informa


San Jerónimo, 7 de octubre. Debido a que el gobierno del estado carece de recursos suficientes para sostener el trabajo de Agroindustrias del Sur, la planta aceitera ubicada en San Jerónimo dejó de comprar copra a los productores, informó el titular de esa dependencia, Leonel Lorenzana Rivera.

Con la suspensión de la compra, abundó, se afecta, además de los trabajadores de esa planta, también a los que laboran en la planta aceitera de Iguala y la de limón en Acapulco, cuyos salarios y el funcionamiento de las industrias dependen de la ganancias que genera la de San Jerónimo.

Hay dos escenarios interesantes que hicieron que disminuya el envío de recursos de parte del gobierno estatal a Agroindustrias del Sur. A la falta de dinero en el gobierno, se suma que el coco subió de valor y tiene actualmente un precio altísimo, lo que disminuyó la venta de copra, hay escasez de copra, lo que combinado con la falta de dinero hizo que se reduzca el trabajo en la planta, puntualizó.

Indicó que el gobierno da prioridad en este momento a atender los daños que causaron los fenómenos naturales ocurridos el mes pasado en Guerrero, que a destinar recursos para la compra de copra, según las explicaciones que ha recibido.

En entrevista, explicó que la venta de copra se redujo, además, porque las palmeras de la región son viejas y cumplieron con su ciclo de productividad, y porque ahora los productores se dedican a vender coco y no copra, porque su precio es más alto.

En resumen, si Agroindustrias del Sur carece de recursos para comprar copra y hay poca copra pues la compra se detiene, porque se debe ser preciso, subrayó, en que el organismo vive de lo que produce, porque las nóminas de las tres plantas se pagan de los que produce la aceitera de San Jerónimo, el gobierno del estado no envía dinero para pagar nóminas, ni para servicios u otras asistencias.

No comprar copra representa un golpe fuerte para los cococultores, afirmó, porque regularmente el precio de la copra regula el precio del coco; este organismo fue creado para regular el precio del kilo de copra, de lo contrario se vuelve un caos.

Ante este panorama, sin embargo, Lorenzana Rivera aseguró que la planta no cierra sus puertas, como fue el rumor que se originó cuando se cerró la compra de copra, y dijo que el cierre a la compra es temporal, “porque tenemos confianza en que las cosas se arreglen pronto y regresen los recursos para esta empresa”, finalizó.