Un operativo policiaco-militar en la Montaña baja, anuncia Astudillo

Escrito por  Arturo de Dios Palma Nov 14, 2017

El objetivo: que reanuden clases después de casi dos meses de amenazas contra maestros

Sesiona el Grupo Coordinación Guerrero con el cierre de 673 escuelas como tema central, dice

A fines de septiembre, los profesores empezaron a recibir mensajes para no regresar a trabajar


Chilapa, 13 de noviembre. El gobernador, Héctor Astudillo Flores, anunció un operativo policiaco-militar para que en los municipios de Chilapa, Zitlala, Ahuacuotzingo, José Joaquín Herrera y Atlixtac, se reanuden las clases después de casi dos meses de estar suspendidas por amenazas contra profesores por parte del crimen organizado.

Este lunes Chilapa amaneció convertido un bunker. Policías y militares estaban por todas partes: por el bulevar, por el centro, en las entradas, en las salidas. Este día sesionó en la ciudad el Grupo Coordinación Guerrero (GCG), donde participó Astudillo Flores.

La sesión, según dijo el gobernador, tuvo como tema central el cierre de 673 escuelas en los cinco municipios.

Desde el 25 de septiembre los profesores de la región comenzaron a recibir mensajes intimidatorios, donde les ordenaban que no regresaran a clases. Los profesores hicieron caso y la Secretaría de Educación Guerrero (SEG) a través de oficios formalizaba la suspensión que ordenaban los criminales. Hasta este lunes se mantienen sin clases la mayoría de los 59 mil 649 estudiantes y sin trabajar 3 mil 742 profesores, administrativos y personal de apoyo.

En la sesión del GCG participó, además del gobernador, el jefe de la novena zona militar, el general Germán Javier Jiménez Mendoza; el secretario de Educación, José Luis González de la Vega Otero; el alcalde de Chilapa, Jesús Parra García y el de Zitlala, Roberto Zapoteco Castro; así como el fiscal general, Xavier Olea Peláez.  La reunión duró alrededor de dos horas y fue a puerta cerrada.

Al salir, en breve entrevista, Astudillo Flores anunció la implementación de un operativo para que las escuelas regresen a clases. Sin embargo, no reveló en qué consistirá la operación, ni el número de elementos que en ella participará.

Indicó que en Chilapa se quedaba equipo para comenzar con las acciones de apoyo para que se reanuden las clases en la región.

El gobernador dijo que en la región solo están cerradas unas 100 escuelas, sin embargo, en un recorrido por la cabecera municipal de Chilapa no se pudo ver ninguna escuela abierta.

Astudillo Flores atribuyó la violencia que se vive en Chilapa y los otros municipios a la disputa entre las bandas delictivas Los Rojos y Los Ardillos.

Sobre estas bandas, el gobernador afirmó que sus líderes están plenamente identificados y que el operativo también es para finalizar con la violencia que se vive en la región.

Desde que comenzó la disputa entre Los Rojos y Los Ardillos en Chilapa se han implementado por lo menos cuatro operativos policiaco-militar. En enero de 2016, a unos meses de haber tomado el gobierno del estado, Astudillo Flores puso en marcha la Operación Chilapa con la participación de 3 mil 500 soldados y 250 policías federales y estatales.

En 2016 también, la Federación incluyó a Chilapa en la estrategia para reducir la violencia en los 50 municipio más inseguros del país. Sin embargo, las muertes y desapariciones no cesan. Incluso, el vocero del GCG, Roberto Álvarez Heredia, dijo que Chilapa se convirtió en el segundo municipio más violento después de Acapulco.

De acuerdo a recuentos periodísticos y de organizaciones sociales, hasta octubre de este año en Chilapa ha sido asesinadas unas 200 personas.