Priístas presumen unidad en foro para delinear su plataforma rumbo a 2018

Es tiempo de renovación y de cambio, “no de ocurrencias ni frivolidades”, recalcan en Acapulco


El PRI en Guerrero está fortaleciendo su estructura para ganar la mayoría de los municipios y diputaciones locales en las elecciones de 2018, destacaron dirigentes del tricolor durante el Foro de Consulta Ciudadana para fortalecer la Plataforma Político-Electoral Local 2018.

El foro al que asistieron unas 500 personas se realizó en el salón de Los Espejos del hotel Emporio, y estuvo encabezado por la secretaria general del PRI estatal, Gabriela Bernal Reséndiz; el presidente del PRI municipal, Fermín Alvarado Arroyo y el secretario técnico del foro, Rafael Navarrete Quezada.

También asistieron diputados locales y federales, regidores y miembros de la sociedad civil quienes escucharon los diferentes planeamientos ciudadanos durante más de tres horas.

En su intervención, Gabriela Bernal indicó que los foros ciudadanos son organizados con la fundación Colosio en las siete regiones del estado, para que a través de la participación abierta e incluyente de todos los militantes y sociedad en general se construya la plataforma político electoral 2018, la cual “será la visión con que nuestros candidatos habrán de conducirse en las campañas electorales y más tarde se convertirá en los planes legislativos y de gobierno de nuestros diputados y presidentes municipales”.

Dedazo por Meade

Dic 11, 2017

¿No que no? El pasado 14 de septiembre, el coordinador de los senadores priístas, Emilio Gamboa, justificaba la consulta en papeletas que llevó a cabo entre su bancada respecto al candidato para la Presidencia de México, al decir que es muestra de que en el PRI ya no se elige por dedazo, que esa es práctica en otros partidos.

Aseguraba que el PRI está abierto, llamando a empresarios, a intelectuales, a periodistas, a políticos, y qué mejor que un grupo parlamentario, como el que tiene en el Senado, para dar su opinión.

El dicho de Emilio Gamboa terminó como una gran mentira con lo ocurrido el pasado lunes, cuando el PRI destapó por medio del clásico dedazo al ahora ex secretario de Hacienda, José Antonio Meade, como aspirante a la candidatura presidencial del tricolor en 2018: ¿Será que eso no fue un dedazo para Gamboa y otros líderes priístas?

Ya en algunos círculos políticos se había adelantado que el partido en el poder lanzaría dos candidatos a la Presidencia en 2018, y el principal sería José Antonio Meade, quien una vez que se registre como precandidato se convertirá en el primer ciudadano sin militancia priísta con posibilidades de representar al tricolor en la contienda por la Presidencia de la República.

A sabiendas de que no contaba con buenos perfiles para contender por la Presidencia en 2018, el PRI tuvo que abrir la puerta a postular a ciudadanos simpatizantes apenas en agosto pasado, cuando en su más reciente Asamblea Nacional eliminó los candados que exigían ser militante para aspirar a una candidatura.

Sin embargo, de la trayectoria de José Antonio Meade hay aspectos importantes que recordar. Como primer titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) del gobierno de Enrique Peña Nieto, durante medio año dejó acéfala la embajada de México en Estados Unidos.

Esa omisión ocurrió cuando Donald Trump estaba construyendo su candidatura a costa de nuestro país.

El hasta hace no mucho tiempo considerado por algunos presidenciable y ex gobernador del estado de México dio la nota hace unos días al ser nombrado delegado especial de su partido, el PRI, en la Ciudad de México.

El partido tricolor es una fuerza débil en la capital, eso no es novedad; lo que sí lo es es la designación de Eruviel Ávila como dirigente partidista en esa entidad. Pareciera un retroceso en su carrera; no falta quien hable ya incluso de humillación.

Pero no, no es lo anterior, ni siquiera su labor primordial será la de conducir al partido en la Ciudad de México durante el ya próximo proceso electoral de 2018, sino simplemente la de ser el portador de un importante mensaje presidencial a los cinco aspirantes a la nominación del partido a la candidatura a la primera magistratura: todo aquel que no resulte ungido por la gran decisión del Tlatoani debe apechugar, y no sólo eso, sino incluso aceptar con una amplia sonrisa y el mayor entusiasmo su nuevo encargo o su suerte política.


El PRI tiene una ventaja, admirable, por qué no decirlo, que es su cohesión y disciplina, el que sus diferencias se procesan hacia dentro, que lava la ropa sucia en casa, y al final todos salen unidos y acatando su nuevo panorama, alineándose con quien es preciso hacerlo. En él no vemos casi berrinches y fracturas, no cuando menos como en los demás partidos y sus deprimentes espectáculos.

Así. pues, ya sea que José Antonio Meade pudiera ir al Banco de México en lugar de Agustin Carstens, y aceptar sonriente su nueva encomienda al estilo de Eruviel Ávila, tendrá que manifestar abiertamente su apoyo a quien resultara el elegido, lo mismo para el doctor José Narro Robles que para Aurelio Nuño, Enrique de la Madrid y Miguel Ángel Osorio Chong.

El mensaje es claro: el que tenga que tragar sapos y sonreír lo hará, garantizando así la tradicional unidad partidista que durante tantas décadas les funcionó y acaso aún les sigue siendo tan útil a los priístas.

Al ex gobernador del estado de Mexico, en un futuro, el partido le sabrá pagar, y con creces, lo que hoy supone un sacrificio y hasta una aparente caída de su estrella política.

Por lo pronto, Eruviel Ávila ya empezó a actuar bajo el sello príista de sembrar la intriga, haciendo correr el rumor de un acercamiento para que Ricardo Monreal, actual delegado en la demarcación Cuauhtémoc, sea el abanderado tricolor para la Jefatura de Gobierno.

Sea verdad esta versión o no, Ávila ya empezó su labor partidista capitalina, de intentar dividir los votos de la oposición, procurando que regrese a sus orígenes priístas Ricardo Monreal, después de su periplo por cuatro partidos políticos.

Es tiempo de definir las candidaturas del PRI rumbo a 2018, considera el gobernador

Descarta que haya fracturas en el tricolor, luego de acudir a los consejos políticos estatal y nacional


Chilpancingo, 21 de octubre. Ante el proceso electoral que se viene, el gobernador Héctor Astudillo Flores llamó a todo el priísmo a la unidad del partido.

Astudillo Flores acudió este sábado a la primera sesión ordinaria del Consejo Político Estatal del PRI y un día antes, viajó a la Ciudad de México para participar en el Consejo Político Nacional del PRI, pues dijo “llegó el momento en el que el priíismo de México comience a tomar determinaciones rumbo al proceso electoral 2018 y definir las candidaturas”.

En entrevista, al término del encuentro, Astudillo Flores recalcó el llamado a la militancia del partido a la unidad, pes aseguró son tiempo de decisión.

Aseguró que nos es la primera ocasión que hay un consejo político para elegir al candidato a la presidencia y descartó que se den fisuras al interior del tricolor.

“Las experiencias de las elecciones internas son ejercicios democráticos importantes pero yo creo que el priismo nacional esta una ruta de buscar friccionarse lo menos posible y creo que hay tiempo para hacer las valoraciones mediciones y ver cómo está el sentimiento del priismo para cada uno de sus hombres y mujeres que tengan aspiraciones”, manifestó.

El PRI dio ayer un paso hacia adelante por abrir su puerta a la asociación civil Por un mejor Guerrero, después de que ésta apoyó la candidatura de Angel Aguirre Rivero en la elección de gobernador. Más de seis años tuvieron que transcurrir para su reencuentro.

El dirigente estatal de ese partido, Heriberto Huicochea Vázquez, y el líder de dicha agrupación, Raúl Salgado Leyva, se estrecharon la mano, y se dieron el abrazo, en una reunión realizada, con un desayuno, en céntrico restaurante de Chilpancingo.

La AC citada, que nació como el movimiento ciudadano Todos por Guerrero, integrada casi en su totalidad por priístas que se salieron de las filas del PRI por seguir a Aguirre, al considerar que él debió haber sido el candidato de ese partido, debido a su posicionamiento político, contribuyó enormemente, como fue sabido, para llevarlo a la gubernatura.

Se dijo en aquel entonces que le aportó más de 200 mil votos, muchos de éstos arrebatados al mismo PRI. En el proceso electoral de 2015, desde su propia trinchera respaldaron la candidatura de Héctor Astudillo Flores, al considerarla como la mejor de todos los partidos, y el tiempo les dio la razón, de que tampoco se equivocaron en su decisión.

Archivo

« Diciembre 2017 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31