“Es momento de hacer cosas de fondo”, considera el alcalde


El alcalde de Acapulco, Evodio Velázquez Aguirre, consideró que debe hacerse la reforma a la ley que permita que los partidos políticos puedan destinar el 100 por ciento de sus recursos para la reconstrucción de viviendas afectadas tras los sismos.

Reconoció el ofrecimiento de los partidos que conforman el Frente Amplio Democrático (FAD) –PRD, PAN y Movimiento Ciudadano– de donar el presupuesto de las campañas electorales para apoyar a damnificados.

En declaraciones previó al banderazo de salida del apoyo recaudado por el DIF Acapulco para damnificados, el edil opinó que para que los partidos puedan donar sus prerrogativas “es momento de hacer cosas de fondo, y yo propondría que sin especulaciones se hicieran las reformas pertinentes a la Ley Electoral”.

“Si es en verdad lo que se pretende hacer, pues entonces que se haga con todas las condiciones legales, que se haga la reforma pertinente, que todos estén de acuerdo y que las prerrogativas se destinen en este año o en el tiempo que determinen, al cien por ciento en el caso del Frente (Amplio Democrático)”.

A cada uno se le pone una nota de aliento para quien lo reciba


Tecpan, 23 de septiembre. Jóvenes de Tecpan instalaron un centro de acopio de juguetes, para enviarlos a los niños cuyas familias fueron damnificadas por el sismo del pasado 19 de septiembre y las lluvias del huracán Max que afectó a Guerrero.

El modulo de acopio lo ubicaron frente a una tienda de pinturas en el centro de la cabecera municipal, y es el único que recolecta juguetes. Aunque se piense que los juguetes no son importantes, ya que actualmente por la magnitud de la tragedia es más común recabar víveres, ropa, calzado o medicinas, el propósito principal es llevar algo que provoque la sonrisa de los menores y que les dé esperanza, al tiempo de que por un momento olvidan los problemas por los que atraviesa su familia a raíz de lo que pasó, manifestó Diana León, responsable del centro e impulsora de la idea.

La joven, que dijo ser parte del grupo Voluntarios por Morelos, explicó que la idea surgió en esa agrupación que emitió una convocatoria en aquella entidad para que la gente done objetos como juguetes, cuadernos, lápices de colores, rompecabezas, crayolas, juegos de mesa completos, ropa infantil y otros objetos, con el fin de llevarlos a los albergues donde se refugian los damnificados, entre ellos muchos niños que la mayoría de las veces están tristes.

“Esa es la idea que queremos ampliar hasta Tecpan, y de aquí enviar los juguetes que recabemos a los lugares donde los niños los necesiten, porque si bien son víveres, ropa y medicina lo que se necesita en estos momentos, ver la sonrisa de los niños damnificados cuando reciben sus juguetes es muy satisfactorio”, manifestó.

Una vez que la persona entrega su juguete, que de preferencia deben estar en buen estado, a cada uno se le pone una nota con un mensaje de esperanza y de aliento para el niño que lo reciba, agregó.

El centro de acopio, indicó, estará abierto toda la semana, con el objetivo de reunir la mayor cantidad de juguetes posible, y añadió que los miembros del grupo analizan los lugares a donde enviarán los objetos y juegos recabados.

Conminan a los demás centros de acopio a unirse para aprovechar sus vehículos

Ellos mismos llevarán los apoyos a las diversas zonas afectadas, pues temen que le den uso electoral


Tecpan, 21 de septiembre. Los productos que fueron recolectados en los centros de acopio instalados en Tecpan, serán trasladados a las comunidades más afectadas por los mismos jóvenes que instalaron los módulos, porque éstos manifestaron tener desconfianza de las instituciones y dependencias gubernamentales para enviar los víveres, porque podrían usarlos con fines electorales.

Consultados por separado, América Denise Monroy de la O y Cristian Romero Otero, responsables de dos de los centros de acopio instalados en el Zócalo de Tecpan, manifestaron que desconfían de las instituciones como el Ejército mexicano o las dependencias como el DIF estatal o la Cruz Roja, para el envío de los productos.

Monroy de la O, representante del centro de acopio que instalaron alumnos de la Preparatoria 6, de la secundaria Moisés Sáenz, del Centro de Bachillerato Tecnológico Industrial y de Servicios (Cbtis) 177, así como grupos de jóvenes de Tecpan, explicó que, de acuerdo con la información que obtuvieron, el Ejército mexicano en este momento no aplica los protocolos correspondientes para el envío de víveres y medicinas a las zonas afectadas, por lo que descartaron esa posibilidad.

Lo hacen por la preocupación de ayudar a los que fueron afectados, aseguran jóvenes

Adolesentes taxqueños se organizan para recibir donaciones para afectados en la Ciudad de México


En Tecpan, alumnos de la Preparatoria 6, de la secundaria Moisés Sáenz, del Centro de Bachillerato Tecnológico Industrial y de Servicios (Cbtis) 177, así como grupos de jóvenes de Tecpan, instalaron centros de acopio en la cabecera municipal para reunir vívieres, ropa y medicinas para los damnificados por el temblor en Morelos, Puebla, Distrito Federal, Estado de México y Guerrero.

Los responsables de cada módulo recolector manifestaron que esperan tener contacto con autoridades del Ejército mexicano, Cruz Roja o el gobierno del estado para coordinarse en cuanto al envío de los productos que logren reunir a las ciudades y comunidades más afectadas.

El primer centro de acopio lo instaló un grupo de alumnos de la Prepa 6, Cbtis 177 y secundaria Moisés Sáenz en el Zócalo de la ciudad, donde Andrea Guadalupe López Sánchez, promotora de la iniciativa, informó que a través de las redes sociales convocaron a más amigos y compañeros a sumarse a la causa y que éstos a su vez inviten a la sociedad para reunir la mayor cantidad de productos.

Un segundo módulo fue instalado en otro punto del Zócalo por un grupo de jóvenes altruistas que, de acuerdo a lo dicho por su vocero, Cristian Romero Otero, se reúnen para llevar a cabo este tipo de acciones cada vez que suceden fenómenos naturales que ocasionan personas damnificadas en pueblos y ciudades.

El viento y la corriente se llevaron hasta las gallinas del patio


Chilpancingo, 17 de septiembre. Carmen Carmona Maganda durmió sentada toda la noche del jueves: el huracán Max le inundó su casa.

“Dormimos sentados, no había forma; todas las camas estaban empapadas, el agua entró por todos lados, llegó hasta unos 50 centímetros”, cuenta la mujer en el patio de su casa, que ahora es una extensión del arroyo que cruza su pueblo, Estero Verde, en el municipio de San Marcos, en la Costa Chica.

Carmen sintió la potencia de Max como a la 1 de la tarde. Los palos donde van las láminas con las que cubre su casa se levantaban con gran facilidad, y los árboles que tiene cercanos, cuenta, se doblaban por las ráfagas de viento.

A esa hora, lo único que atinó hacer, junto con su esposo, sus cinco hijos y sus cuatro nietos, fue meterse a uno de los cuartos para refugiarse. El ulular del viento y los golpes de los palos de sus techos los mantenían alerta todo el tiempo.

Así estuvieron casi cuatro horas, mientras Max pasaba por la Costa Chica de Guerrero.

Alrededor de la 1 de la tarde tocó tierra en el poblado de Pico del Monte, en Cruz Grande, muy cerca del pueblo de Carmen.

Archivo

« Noviembre 2017 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30