Imprimir esta página

Sospechosismos lejanos

Escrito por  Ginés Sánchez Feb 04, 2020

Sabido es ya que el asesinado general iraní, Soleimani, en un atentado por un dron estadunidense en Irak, tenía serias diferencias con los ayatolas, esto es con los máximos líderes políticos de aquella teocracia en Irán, parte del antiguo imperio persa.

A diferencia de otras situaciones relativamente similares, no ha habido prácticamente respuesta alguna contra los gringos; sólo bombazos aislados y lejanos a lastimar a algún soldado norteamericano siquiera; en cambio, los militares, en una acción que pareciera carecer de lógica alguna, derribaron a un avión civil de bandera ucraniana, matando a todos sus ocupantes, ciudadanos de varios países. Esto generó protestas masivas internas contra los ayatolas, en medio de un clima de cuasi santificación de Soleimani por el pueblo iraní.

Aquí no sería extraño, ni descabellado, que el atentado al cada vez más poderoso y amado general iraní haya sido un acto consensuado con el gobierno de Estados Unidos. Si bien esto nadie lo puede ni podría asegurar, ¿quién si podria evidenciar lo contrario? ¿Y quién también no podría sospechar de los militares iraníes, de haber lanzado premeditadamente esos misiles a un avión civil europeo, con el fin de responder a los ayatolas y ponerlos en jaque, no sólo al interior de su país, sino incluso en el contexto geopolitico?.

Todo puede tratarse de una muy fuerte pugna entre la élite política y militar de aquel país lejano, que por demás, es un hecho sabido ya que existía desde antes del citado atentado, ya que, se puede inferir, el general Soleimani se había convertido en un potencial peligro para ese régimen.

Ahora, ya cambiando radicalmente de tema y región, en cuanto a China se refiere, también hay puntos a analizar, sin el afán de pecar de un exceso de delirio de conspiraciones, pero resulta que sabemos todos ya del brote de un virus potencialmente mortal, originado en la ciudad de Wuhan, puesta ya en cuarentena y donde no se sabe a ciencia cierta los enfermos y las víctimas mortales debidas a esta epidemia. Pero, en fin, continuemos: resulta que ¿casualmente? Rusia anuncia que va muy avanzada en el desarrollo de una vacuna contra el coronavirus, mismo que es el que se nos presenta como una amenza potencialmente global sanitaria, y nuevamente, sin caer en un exceso fantasioso de sospechosismo, no sobra imaginar, aunque sea eso, repito, imaginar, que los socios y amigos China y Rusia estuvieran de acuerdo, uno para inocular el virus y magnificar el miedo al mismo internacionalmente, y el segundo, en fabricarlo y comercializarlo a nivel global. Ese sí que sería un gran negocio multiltinacional y multimillonario, ¿que no?.

Sólo no olvidar algo: en politica, lo que el común de los mortales sabe (o sabemos) sólo es la parte que a algunos grupos y élites políticas o económicas les conviene que se sepa y conozca; lo que realmente se cocina tras bambalinas, las más de las veces, sólo queda (cuando mucho) en las mentes conspirativas de alguno que otro ser humano con algo de tiempo para el ocio y la especulación estéril. n