Carlos Montemayor

Escrito por  Raúl Sendic García Mar 06, 2020

El viernes 28 de febrero del año en curso se celebró un homenaje a Carlos Montemayor, a 10 años de su fallecimiento y a 40 años de la fundación de la Escuela Superior de Ciencias Sociales de la Universidad Pueblo, acto convocado por la Escuela Superior de Sociología de la Universidad Autónoma de Guerrero.

En ese marco se disertó sobre Guerra en el Paraíso, la novela cumbre de Carlos Montemayor, y que a decir de Octavio Augusto Navarrete Gorjón, en su ensayo “30 años de Guerra en el Paraíso”, marcó la literatura y destacó la prosa magistral de una manera poética, haciendo que los personajes se fundieran con la naturaleza, que a su vez parece cobrar vida humana, y que incluso puede tener sentimientos.

En la mesa redonda se destacó la fuerza poética y estruendosa de la novela Guerra en el Paraíso, que en 1991 obtuvo el premio Colima de Narrativa.

Navarrete destaca la figura de Lucio Cabañas resurgiendo inevitablemente para irradiar sobre la represión oficial en las comunidades campesinas e indígenas del estado, y señala que el texto pasó de ser un relato sobre la guerrilla, de crónicas personales y lo testimonial, a un trabajo sumamente pertinente e importante.

De la obra literaria surge el contexto de reivindicación de la novela histórica, género que se había devaluado cuando se transformó en versión oficial.

A decir de Navarrete Gorjón, la obra en mención se condensa magistralmente en una época de la política mexicana en que se introduce el tema del Ejército, en el momento que la derrota militar de la guerrilla es inminente.

Casi al final de su ensayo, Navarrete Gorjón señala que a partir de Guerra en el Paraíso toda la narrativa posterior tendrá que tomar distancia, sin partidismo ni ideologías, para instalar un solo género literario.

El cronista de Atoyac, Víctor Cardona Galindo, menciona que a finales de la década de los 80, Carlos Montemayor visitó ese municipio. Cardona Galindo recuerda que él era dirigente estudiantil de la Preparatoria 22 y que no puso atención en aquel hombre que preguntaba por los acontecimientos de Lucio Cabañas, y señala que Montemayor llegó con los dirigentes de la Coalición de Ejidos de Costa Grande y subió a El Paraíso.

Rumbo a este destino, pasó a visitar a Arturo García Jiménez, quien lo recomendó con Malaquías Celis, y en este trayecto viajó a los pueblitos aledaños buscando información.

Carlos Montemayor estuvo en El Porvenir y subió a Los Piloncillos. Por eso pudo narrar tan magistralmente la matanza cometida por soldados del Ejército en esa comunidad, disfrazados de guerrilleros.

También subió a El Otatal auxiliado por Leonardo Alcaraz.

Cardona Galindo relata que nunca pudo leer completa la novela, pues cada vez que la empezaba terminaba teniendo terribles pesadillas por las noches, pero que la obra sigue siendo lo más honesto y lo más cercano a lo que ocurrió en aquel rincón de la sierra en los años 70, donde se combatió  de manera cuenta la guerrilla que encabezaba el profesor Lucio Cabañas Barrientos.

Cardona Galindo apunta que en la novela hay elementos y recuerdos de su infancia, cuando su familia hablaba en secreto por las noches, cuando aquellos hombres armados emergían de la oscuridad exigiendo comida, cuando el Ejército impuso control sobre el abasto de víveres en la población (cerco de hambre) y cuando faltaba el maíz; cuando no había leche.

Relata que con algunos pasajes de la novela terminaba llorando con mucha rabia contenida; que nueve veces compró el libro, que muchas veces lo regaló, otra vez lo prestó y nunca se lo devolvieron. Leerlo nunca pudo.

Además, muchas personas criticaban la obra y la señalaban de mentira.

Comentó que en 1998, Jorge Orlando, un austriaco que tradujo al alemán Guerra en el Paraíso, lo llevó a la sierra y en el trayecto le platicó la novela, una interpretación maravillosa.

Para finalizar su texto, Cardona Galindo afirma que Carlos Montemayor comete muchas imprecisiones geográficas e históricas, pero que es un interpretación literaria y honesta sobre el tema, y hasta la fecha es lo mejor y lo más coherente escrito sobre las guerrillas en Guerrero y la ocupación militar de la sierra en Atoyac en la década de los 70. n