Escuela Superior de Ciencias Sociales: 40 años

Escrito por  Raúl Sendic García Mar 13, 2020

El 28 de febrero se cumplieron 40 años de la fundación de la Escuela Superior de Ciencias Sociales, asentada en Acapulco, y 10 años de la ausencia física de Carlos Montemayor, excelente escritor, literato, traductor y músico que partió a la eternidad.

En este contexto, a convocatoria de la Escuela Superior de Sociología y por la inquietud del doctor Pancho Navarrete González; del decano de la escuela, doctor Gilberto Mario Navarrete, y del director Taurino Hernández Moreno, se conmemoró con un panel y mesas redondas este importante hecho, al cual asistieron autoridades universitarias, el maestro Efrén Arellano Cisneros, coordinador general de la Zona Sur; la alcaldesa de Acapulco, Adela Román Ocampo, y con la representación del senador Félix Salgado Macedonio, el maestro Francisco Chavarría Valdeolívar.

En su intervención, el doctor Pancho Navarrete González hizo referencia a que la Escuela Superior de Ciencias Sociales nació como resultado de la lucha por un cambio de sistema, para que se dejara de explotar a la gente y se consiguiera mejores condiciones de vida para todos y, por tanto, en 1980 se había encontrado en la educación superior un recurso dentro de las ciencias sociales y las humanidades, que se potenciaba en la llamada Universidad-Pueblo, que era en aquel entonces el apellido de la Universidad Autónoma de Guerrero.

Navarrete González refiere que eran los tiempos en que uno ponía su vida en juego para defender la justicia. Comenzó este año con una serie de celebraciones, como es el merecido homenaje a Carlos Montemayor, que el 28 de febrero de hace 10 años partió dejando un legado en obra vigente, que es soporte de la llamada Cuarta Transformación y que seguro será motivo de otros diálogos y encuentros.

El sueño de la Escuela Superior de Ciencias Sociales, con lo más adelantado de la materia hace 40 años, que llevó a los hermanos Navarrete González y a un gran grupo de cientistas sociales a convocar y reunir a los mejores intelectuales y científicos de izquierda de las universidades y centros de investigación de México, para que en varios coloquios se construyeran diálogos que serían las guías para el diseño del currículo y los planes de estudio de todas las carreras de Ciencias Sociales y Humanidades.

Pancho Navarrete recuerda que esta ardua tarea, que venía acompañada por los tiempos, obligaba al Consejo Universitario y el enrarecimiento del clima político con Rubén Figueroa, entonces gobernador del estado, que veía en este trabajo una estrategia militar de ocupación del estado de Guerrero.

En su ponencia, Navarrete nos habla del contexto nacional que aún gozamos el resto, de las mieles del desarrollo estabilizador por la frivolidad del gobierno de López Portillo, que se vendría en seguida abajo con la imposición del neoliberalismo en 1982, con la venia y perversa mancuerna de Reagan y la Thatcher, su Fondo Monetario Internacional y su Banco Mundial, la ahora famosa globalización de ellos, su fin de la historia, estertores de muerte del capitalismo y del Banco Mundial, la ahora llamada globalización.

En los coloquios de ciencias sociales y humanidades tuvimos en suerte invitar y hacer venir a Acapulco a lo más granado de las ciencias sociales de entonces, con el ánimo de recordar sólo a algunos… por amistad, por habérsenos adelantado al nirvana, o por seguir en la lucha y la coherencia, aquí participaron Enrique Semo, René Bejarano, Max Ortega, Dolores Padierna, los tres hermanos Paoli Bolio y Pepe Reveles, entre otros muchos más.

El arranque de la Escuela Superior de Ciencias Sociales se dio en una humilde vivienda de la colonia Progreso, que se rentó y adecuó en aulas improvisadas, porque se venía venir la enorme demanda universitaria de los jóvenes en el puerto, que sólo tenían las carreras de administración, ecología y medicina.

Las carreras que consiguieron comenzar a duras penas fueron las de economía, derecho, psicología y sociología, todas con un tronco común. Se quedaron en el proyecto y los tinteros: antropología, periodismo, ciencias políticas, historia, filosofía.

Se contó también con la itinerancia o las visitas de maestros de otras universidades, que pasaron unos días en Acapulco en el marco de la Universidad-Pueblo; gustosos asumían labores docentes con escasa o nula paga; tiempos de solidaridad, que también se realizaban por la pertenencia política a partidos y organizaciones políticas afines.

Este evento, que pensamos fuera todo el 2020, con diversas actividades durante todo el año, es, de alguna manera, la continuación de esa voluntad de seguir soñando a pesar de las adversidades y las dificultades de nadar contra corriente en la búsqueda de la utopía. n