Ejemplar manejo de Covid-19 por la 4-T

Escrito por  Ginés Sánchez Abr 29, 2020

Por otro lado, hasta el día de hoy el presidente mantiene su postura de no echar mano de las líneas de crédito abiertas que México tiene con organismos financieros internacionales. Pero ojo: esto es no POR AHORA, porque si ni siquiera se cuenta aún con un diagnostico final de la crisis, ni sanitaria ni económica (que en este caso, van indisolublemente juntas), pésimo sería pára el país que el el gobierno federal quemara todas sus fichas con premura, cómo ya se hizo en El Salvador, por poner un ejemplo. Esperamos que no sean tan graves dichos saldos finales aquí, cómo para tener que quemar todas las naves, pero por supuesto que, dado el caso, puede haber "N" anuncios presidenciales nuevos, cómo de hecho, ya viene ocurriendo. Que el cortoplacismo, tan pero tan mexicano, no les obnubile la vista.

En la cuestión relativa al problema sanitario que supone la nueva cepa de coronavirus, México está adoptando una estrategia correcta, en la medida de nuestras posibilidades, por un lado la apuesta principal es alargar la epidemia en el tiempo, para que los contagios no suban abruptamente y colapsen nuestro sistema hospitalario; por otro lado, aunque no se diga abiertamente, la segunda auesta es por la famosa "inmunidad de rebaño", esto es, los contagiados que se recuperen o los que no muestren sintomas, porque ellos, al regresar el Covid-19 en invierno, como seguramente lo hará, estarán ya inmunizados, sirviendo como una especie de semiblindaje para la población en general contra la enfermedad y sus potenciales nuevos infectados.

Que si las pruebas, que no las hay, vociferan algunos. Señores, en España las pruebas fueron, en parte, las responsables de que la epidemia se saliera de control, se llamó a la gente con síntomas leves, a acudir a los hospitales a realizarse las tan llevadas y traidas pruebas, ¿y que pasó?, que NO servían más de la mitad, se compraron a China, sin la menor certeza de su efectividad. Todo eso provocó que la gente que fuera a los hospitales contagiara al personal sanitario y de paso a los enfermos internados por otras causas, fungiendo esa dinámica cómo una especie de bomba biológica, que multiplicó los contagios de manera exponencial. El sistema de vigilancia "Centinela", si bien no es perfecto, si nos puede dar mediante un muestreo, números muy cercanos a la realidad del problema, sin cometer el error de España, de apostar demasiado por las tan cuestionadas pruebas masivas.

Si bien es fortuito, pero el que un subsecretario de Salúd haya sido un experto en epidemilogía, será enormemente benéfico pára el país, en su lidia contra este micro organismo, que tiene hoy en jaque al mundo entero. México ha administrado mucho mejor la llegada de la pandemia que países como el Reino Unido, España o los mismos Estados Unidos, por no mencionar a un pais latinoamericano, cómo lo es Ecuador. El parón en la economía es no solo necesario sino vital, paradógicamente, ya que la enfermedad colapsó al sistema de salud español, considerado como el quinto mejor del mundo, según algunos estudios, entonces que no haría con el mexicano; de ahi también es mas que loable el convenio signado con los consorcios de hospitales privados con el gobierno federal, en una señal de colaboración estrecha y solidaridad entre los sectores público y privado, sin tener que llegar al extremo de requerirlos por la fuerza, como hizo el gobernador del estado de Nueva York.

Estémos ciertos que saldremos adelante, todos juntos, exceptuando a los pocos, pero ruidosos buitres, que en medio de la pandemia, cuál seres repugnantes, anteponen sus sucios intereses políticos al bienestar general. Eso el electorado, a la postre, lo cobrará y con creces. n