Imprimir esta página

Delitos en materia de propiedad intelectual

Escrito por  Eduardo López Betancourt Ago 10, 2020

La Ley Federal de Protección a la Propiedad Industrial, publicada el pasado 1 de julio en el Diario Oficial de la Federación, que entrará en vigor el 5 de noviembre de este año, incluye diversos tipos penales para sancionar conductas que atentan contra estos bienes jurídicos tutelados.

Según el artículo 402, es delito, en primer lugar, falsificar una marca con fines de especulación comercial. De acuerdo con el propio tipo penal, se entenderá por falsificar el usar una marca idéntica o de forma tal que no pueda distinguirse en sus aspectos esenciales a una previamente registrada o a una protegida por esta ley, sin autorización de su legítimo titular o de su licenciatario, para representar falsamente a un producto o servicio como original o auténtico.

Además del tipo penal, se incluye una regla procesal al señalar el mismo artículo que para acreditar la falsificación bastará que la marca sea usada en forma idéntica o de forma tal que no pueda distinguirse en sus aspectos esenciales a como aparezca representada en el título de registro o, en su caso, en la resolución que estime o declare su notoriedad o fama.

En segundo lugar, aparece como tipo penal el producir, almacenar, transportar, introducir al país, distribuir o vender con fines de especulación comercial, objetos que ostenten falsificaciones de marcas, así como aportar o proveer de cualquier manera, a sabiendas, materias primas o insumos destinados a la producción de objetos que ostenten dichas falsificaciones.

Una tercera hipótesis del tipo alternativo prevé como delito el divulgar a un tercero un secreto industrial, que se conozca con motivo de su trabajo, puesto, cargo, desempeño de su profesión, relación de negocios o en virtud del otorgamiento de una licencia para su uso, sin consentimiento de la persona que ejerza su control legal o de su usuario autorizado, habiendo sido prevenido de su confidencialidad, con el propósito de obtener un beneficio económico para sí o para el tercero o con el fin de causar un perjuicio a la persona que guarde el secreto.

La cuarta hipótesis considera como delito apoderarse de un secreto industrial sin derecho y sin consentimiento de la persona que ejerza su control legal o de su usuario autorizado, para usarlo o revelarlo a un tercero, con el propósito de obtener un beneficio económico para sí o para el tercero o con el fin de causar un perjuicio a quien ejerce su control legal o a su usuario autorizado.

La quinta hipótesis sanciona el acto de usar la información contenida en un secreto industrial, que conozca por virtud de su trabajo, cargo o puesto, ejercicio de su profesión o relación de negocios, sin contar con el consentimiento de quien ejerce su control legal o de su usuario autorizado, o que le haya sido revelado por un tercero que no contaba para ello con el consentimiento de la persona que ejerce su control legal o de su usuario autorizado, con el propósito de obtener un beneficio económico o con el fin de causar un perjuicio a quien ejerce el control legal del secreto industrial o su usuario autorizado.

En el sexto lugar se sanciona apropiarse, adquirir, usar o divulgar indebidamente un secreto industrial por cualquier medio, sin consentimiento de quien ejerce su control legal, o de su usuario autorizado, con el propósito de causarle perjuicio u obtener un beneficio económico para sí o para un tercero.

Las penas se prevén en el artículo 403. Dependiendo del delito, se podrán imponer de tres a 10 años de prisión, o de dos a seis años de prisión, y multa de 2 mil a 500 mil, o de mil a 300 mil unidades de medida y actualización, vigentes al momento en que se cometa el ilícito. n