Procedimiento abreviado

Escrito por  Eduardo López Betancourt Ago 24, 2020

El artículo 202 del Código Nacional de Procedimientos Penales indica con rotunda claridad que el Ministerio Público podrá solicitar la apertura del procedimiento abreviado después de que se dicte el auto de vinculación a proceso y hasta antes de la emisión del auto de apertura a juicio oral. Es decir que una vez que se dicta este auto ya no se puede abrir este procedimiento.

Sin embargo, algunas interpretaciones jurisdiccionales habían pretendido darle vuelta a esta disposición, posiblemente en una mal entendida aplicación del principio de interpretación conforme, que de ninguna manera podría justificar que un órgano judicial cambie la ley o la incumpla de plano. Es así que el Tercer Tribunal Colegiado del Décimo Quinto Circuito, al resolver el juicio de amparo directo 32/2019, había considerado que la regla del 202 del Código Nacional de Procedimientos Penales podría incumplirse, porque el artículo 17 de la Constitución en su tercer párrafo privilegia la solución del conflicto sobre los formalismos procedimentales, siempre y cuando no se afecte la igualdad entre las partes, el debido proceso o cualquier otro derecho, lo que permitía que no fuera aplicada la restricción del referido artículo 202 de la legislación procesal. Razón por la cual era dable que en la etapa del juicio oral se autorizara el procedimiento abreviado, sin que ello fuera violatorio de los principios de igualdad entre las partes y continuidad, pues lo que se pretendía era privilegiar la solución del conflicto por medio de ese modo de terminación anticipada del proceso.

Claramente, esta solución era inadecuada. Así lo resolvió la Primera Sala en una jurisprudencia publicada esta semana, que resuelve la Contradicción de Tesis 295/2019, en la cual se enfrenta este criterio referido con otro en sentido diverso de otro tribunal colegiado. La Primera Sala concluye que en la etapa de juicio oral no es dable que se autorice y resuelva el conflicto con un procedimiento abreviado, pues no es la idónea para que se lleve a cabo ese modo de terminación anticipada del proceso; además, el tribunal de enjuiciamiento carece de facultades para llevar a cabo funciones de juez de control, a fin de autorizar y resolver un procedimiento abreviado, pues su competencia radica en conocer de la audiencia de juicio y resolver el proceso por la vía ordinaria.

Según añade la Primera Sala, esto no viola oportunidades procesales, pues la oportunidad para acudir al procedimiento abreviado concluyó con la emisión del auto de apertura en una etapa anterior, a saber: la intermedia, tal como lo prevé el artículo 202 del Código Nacional de Procedimientos Penales, en atención a que las partes en esa etapa tuvieron un panorama general sobre los resultados que dio la investigación complementaria, la acusación ministerial y el descubrimiento probatorio, lo que les permitió optar, en su caso, por la terminación anticipada del proceso.

Nos parece adecuada la solución de la Primera Sala; no es válido pretender de esa manera flexibilizar las reglas procesales. n