La fuerza de la asamblea comunitaria

Escrito por  Sergio Ferrer Sep 03, 2020

Recuerdo en 2010 al ser corresponsal para la Jornada Guerrero, tenía dos meses de comenzar a enviar notas para el diario y hubo la invitación para el 15 aniversario de la CRAC-PC, ya había observado reuniones grandes en la Montaña de Guerrero como la fiesta grande del Tercer Viernes de Cuaresma en Xalpatláhuac o la elección de Tlayakanki allí mismo, pero no la magnitud de una reunión comunitaria como la de San Luis Acatlán.

Hubo mesas de diálogo, policías comunitarios hablando en tu’un savi o me’phaa, camionetas provenientes de la Montaña y de la propia Costa Chica que acudían al evento para organizarse mejor, intercambiar puntos de vista del sistema comunitario y también celebrar la paz en las comunidades. Con el paso del tiempo vería más ejemplos de asambleas comunitarias para otros temas no menos importantes como la defensa del territorio en contra de la minería a cielo abierto como ocurre con el Consejo Regional de Autoridades Agrarias en Defensa del Territorio (CRAADT).

En días pasados, activistas indígenas y afromexicanos se reunieron virtualmente para apuntalar a la Asamblea Comunitaria como la máxima autoridad  e instancia de toma de decisión de las comunidades. También, dieron su voz para hablar de las elecciones de ayuntamientos y diputados locales, en territorios donde habita población afrodescendiente así como en municipios indígenas.

Esta lucha ideológica y política que lleva ya varios años impulsándose pero que ahora parece retomar más fuerza, al mover las cúspides de los que eligen quiénes dirigirán un municipio o representarán algún distrito electoral, significa uno de los emblemas clave para el posicionamiento socia de los pueblos indígenas y afromexicanos frente a la vida pública estatal pero también nacional.

La Asamblea es vista como la representación de la voluntad de los pueblos practicada por siglos. Un derecho que ha sido dejado de lado a lo largo de los años y que aún enfrenta muchas trabas para comenzar a ser respetado. Los activistas, durante la mesa que puede encontrarse en Facebook, hablaron de que estos procesos enfrentan discriminación, desinterés de gobiernos o hasta ataques de personas fines a partidos.

La Red Nacional por la Libre Determinación de los Pueblos Indígenas y Afromexicanos, invitó a Myrna Cunningham, Presidenta de la FILAC quien destacó que en los estandares internacionales la libre determinación es un tema central. “Los pueblos indígenas nunca perdieron el derecho a decidir internamente lo que perdieron fue el derecho a que estuviera incorporado en las Constituciones nacionales”, explicaría acertadamente.

Al hablar del territorio donde vive en Nicaragua, Cunningham señaló que existen tres órdenes: lo comunitario, territorial y regional, que se articulan con la organización del Estado a nivel nacional y municipal. Existe un Consejo Regional Autónomo que respeta la diversidad étnico-cultural. Tienen una ley que en la cual establece que la Asamblea Comunitaria y su papel, son la máxima instancia de toma de decisión en las comunidades. Le corresponde elegir a sus propias autoridades. Por ejemplo, en cuanto a los diputados nacionales, a la Región Autónoma le corresponde elegir a tres miembros, esto con base al número de habitantes, aunque se encuentran en búsqueda de una reforma que amplíe esta cantidad, citando que en lugares de África, Colombia hay en las elecciones cuotas étnicas.

¿Qué proceso de autonomía encontraríamos en la Montaña y Costa Chica de poder contar con representantes en la Cámara local cuya representatividad y seguimiento de un mandato constitucional sean generado, avalado y acompañado de la gran participación ciudadana?

Felícitas Martínez, defensora me’phaa de los derechos humanos ratificó que la policía comunitaria de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias Policía Comunitaria (CRAC-PC) funciona desde hace más de 23 años por la asamblea, que ha tenido éxito con las comunidades, siendo la asamblea la máxima instancia de validez de la toma de decisiones, aunque para algunas autoridades de gobierno parezca un retroceso. Cierto es, considero, que las comunidades tras la pandemia deben de ratificar la decisión comunitaria y estar alerta ante diversos liderazgos que en ciertos momentos han dejado ver una desestabilización del sistema comunitario por ejemplo recientemente en San Luis Acatlán.

La activista habló del sistema de cargos en los pueblos como es el prestar servicio de topil desde los 18 años o antes si un joven se casa previamente. También las mayordomías, sin embargo, en los puestos de representación política no hay hasta el momento en Guerrero una diputada, o senadora elegida por usos y costumbres. Para Felícitas la asamblea funge también como instancia de vigilancia, considerando que tenga al menos el 50 por ciento de asistencia para que cuente con validez.

Felicitas habló, dijo que para ella, los 5 pueblos de Guerrero (me’phaa, na savi, nahua, ñomndaa y afromexicano), “jamás debemos de aceptar ser suplente sino ocupar titularidad. Hay claridad, conocemos los principios de las asambleas que pueden sancionar, reeducar, destituir si no se siguen los principios de rectitud”.

Aviso. Han iniciado nuevos periodos parlamentarios en el Congreso de la Unión, así como en el Congreso de Guerrero. En este contexto, el Senador de la República por Guerrero, Félix Salgado Macedonio, rendirá virtualmente su informe de actividades el próximo 5 de septiembre a través de sus redes sociales. n

@LDekonstruccion