Indígenas y afromexicanos

Escrito por  Sep 18, 2020

“Hubo retén en Chilapa de la Guardia Nacional; quizá pensaron que los comunitarios irían con sus herramientas” (armas), me platica un compañero que acudió a la marcha y concentración fuera del Congreso del estado convocada por la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias Policía Comunitaria (Crac-PC), el Centro de Derechos Humanos de La Montaña Tlachinollan, en conjunto con más organizaciones y ciudadanos que decidieron, a pesar de la situación actual, protestar pacíficamente para reclamar derechos que han sido negados en una larga noche de 500 años.

Representantes de pueblos indígenas y comunidades afromexicanas asistieron al llamado a la capital, a días de celebrarse los 207 años de la instauración del Congreso de Anáhuac, para exigir a los diputados y las diputadas de la 62 Legislatura de Guerrero que aprueben la reforma integral de derechos en la materia. Durante la marcha se dio a conocer que en la Cámara local pospusieron la sesión presencial del periodo ordinario actual.

La propuesta de iniciativa de reforma no ha sido dictaminada por la Comisión de Estudios Constitucionales, que preside el perredista Bernardo Ortega. Podemos decir que la presidencia de comisión tiene el poder para colocar el tema, o no, en el orden del día de sus reuniones de comisión. Se conoce que el diputado Ortega ha argumentado que faltan varios elementos para que se pueda dictaminar, como serían los anexos y las resoluciones que debe entregar el diputado Aristóteles Tito Arroyo.

Tito Arroyo, presidente de la Comisión de Asuntos Indígenas, habría recibido del Congreso 100 mil pesos por foro, siendo 10 foros, lo que da un total de un millón de pesos y un tanto más dotado por el INPI para su realización, los cuales sí se realizaron, según han dejado claro los pueblos indígenas y afromexicanos, lo cual quebraría la intentona que buscan algunos diputados de que se organicen nuevos foros, lo cual alargaría de manera injusta e indeterminada la dictaminación.

Se conoce entre pasillos que hay una resistencia del PRD y del PRI para dar salida a esta reforma que revertiría el revés a la Policía Comunitaria enviado por el gobernador y aprobado por la pasada legislatura, de mayoría perredista, pero invalidado por la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Existen, además, como suele ser en la política, diversas versiones de los hechos: algunas personas aseguran que el grupo parlamentario de Morena está decidido a empujar esta reforma aun con sus posicionamientos diversos.

Durante la movilización en el Congreso de los pueblos salieron de la bancada de Morena los diputados y las diputadas Luis Enrique Ríos, Aristóteles Tito, Yoloczin Domínguez, Blanca Selene Armenta, Nilsan Hilario Mendoza, Norma Otilia Hernández, Moisés Reyes Sandoval, Marco Antonio Cabada y Arturo Martínez Núñez para comunicar que el presidente de la Junta de Coordinación Política, Jesús Villanueva, esperaba listo para dialogar, a un grupo de 10 representantes encabezados por el abogado de Tlachinollan Vidulfo Rosales Sierra.

Me comentaron que otros diputados y otras diputadas de la fracción de Morena fijarán un posicionamiento respecto de este tema tan relevante para el estado y el país, ante esta exigencia de los pueblos nahuas, na savi, me’phaa, ñomndaa’ y afromexicanos de nuestro estado.

Entonces, la demanda está presente frente a los diputados y las diputadas de esta legislatura local. Una línea, la ideal, es que se avale y apruebe la reforma indígena y afromexicana; que diputados de cualquier bancada marquen la historia para bien o, de segunda, tendremos movilizaciones mayores para demandar derechos en materia de territorio, asambleas comunitarias, libre determinación y justicia y seguridad comunitaria.

Aunado a la protesta por la reforma, también se manifestaron padres y madres de Ayotzinapa y jóvenes normalistas para continuar, próximos a un aniversario más, con la exigencia de justicia para los estudiantes normalistas detenidos y desaparecidos en Iguala en 2014. También hubo movilización de promotores de la creación de cuatro nuevos municipios, dos de la región Montaña: Temalacatzingo, que comprende pueblos nahuas adscritos a Olinalá, y Santa Cruz del Rincón, población me’pháá adjunta al municipio de Malinaltepec, y de la Costa Chica: Las Vigas, de San Marcos, y San Nicolás, de Cuajinicuilapa, que quieren también que sea aprobada su propuesta. n

@LDekonstruccion