Delitos electorales

Escrito por  Eduardo López Betancourt Sep 28, 2020

Este año comenzará un importante proceso electoral, de modo que es pertinente tener presente cuáles son los delitos que la ley prevé relacionados con el ámbito electoral. Recordemos que el derecho electoral es la rama del derecho constitucional que regula los procesos por medio de los cuales la sociedad constituida en electorado procede a la integración de los órganos del Estado y a la designación periódica de sus titulares, principalmente.

En nuestra democracia representativa, las instituciones se sustentan en el principio de voto universal, libre, secreto, directo, personal e intransferible. En este contexto, el derecho penal electoral tiene como finalidad tutelar valores e intereses relacionados con el voto y su marco institucional; con ello se pretenderá garantizar la transparencia, la legalidad y el pleno ejercicio de la libertad para todos los que intervienen en un proceso electoral.

De este modo, los delitos electorales son conductas que lesionan o ponen en peligro el adecuado desarrollo de los procesos y del sistema electoral, especialmente en el aspecto del sufragio, en cualquiera de sus modalidades. Estos delitos son descritos y sancionados en el Código Penal Federal. Un acto ilícito electoral o delito electoral debe entenderse genéricamente como el acto que transgrede una norma electoral, y quien lo comete se hace acreedor a una sanción.

La clasificación más frecuente de los tipos delictivos en materia electoral se da en función del sujeto activo del delito de que se trate, es decir de las calidades reunidas por la persona que infringe la norma. Así, distinguimos entre delitos cometidos por particulares, delitos cometidos por ciudadanos con capacidad de votar, delitos cometidos por ministros de culto religioso, delitos cometidos por funcionarios electorales, delitos cometidos por funcionarios de partido o candidatos, delitos cometidos por servidores públicos y delitos cometidos por candidatos electos.

Los principales tipos penales aparecen en el artículo 403 del Código Penal Federal. Este precepto dispone la sanción de prisión de seis meses a tres años, así como multa de 10 a 100 días multa, a los ciudadanos que realicen conductas contrarias al sufragio individual y directo; por ejemplo, votar a sabiendas de que no se cumple con los requisitos de la ley; votar más de una vez en una misma elección; o votar o pretender votar con una credencial para votar de la que no sea titular.

También se sancionan en este mismo artículo conductas contra el voto libre y secreto, por ejemplo: hacer proselitismo o presionar objetivamente a los electores el día de la jornada electoral en el interior de las casillas o en el lugar en que se encuentren formados los votantes, con el fin de orientar el sentido de su voto; obstaculizar o interferir dolosamente el desarrollo normal de las votaciones, el escrutinio y el cómputo, el traslado y la entrega de los paquetes y documentación electoral, o el adecuado ejercicio de las tareas de los funcionarios electorales; o recoger en cualquier tiempo, sin causa prevista por la ley, credenciales para votar de los ciudadanos.

Igualmente, recibe pena solicitar votos por paga, dádiva, promesa de dinero u otra recompensa durante las campañas electorales o la jornada electoral; el día de la jornada electoral llevar a cabo el transporte de votantes, coartando o pretendiendo coartar su libertad para la emisión del voto; o bien, en una hipótesis francamente indeterminada, el día de la jornada electoral violar, de cualquier manera, el derecho del ciudadano a emitir su voto en secreto. n