Imprimir esta página

Derecho mercantil

Escrito por  Eduardo López Betancourt Dic 07, 2020

El derecho mercantil se ha definido como un conjunto de normas o disposiciones que, dentro del ámbito del derecho privado, se delimita atendiendo tradicionalmente a dos criterios: el subjetivo, según el cual son de carácter mercantil los actos llevados a cabo por comerciantes, y el objetivo, de acuerdo con el cual son de carácter mercantil los actos que así se reputen por la ley, independientemente de los sujetos que los realicen. De este modo, en su definición más simple, sumados ambos criterios, el derecho mercantil suele entenderse como el conjunto de normas relativas a los comerciantes y a los actos de comercio.

Una definición clásica de un autor como César Vivante postula precisamente que el derecho mercantil se entiende como aquella parte del derecho privado que tiene por objeto principal regular las relaciones jurídicas que dimanan del ejercicio del comercio.

Esta definición dogmática requiere acudir a las fuentes normativas para delimitar la materia mercantil e identificar quiénes son los comerciantes de acuerdo con el criterio subjetivo, o cuáles son los actos de comercio según el criterio objetivo.

El Código de Comercio se refiere a estos puntos en sus artículos 3º, 4º, 75 y 76. Así, la ley nos dice que se reputan en derecho comerciantes las personas que, teniendo capacidad legal para ejercer el comercio, hacen de él su ocupación ordinaria; igualmente, las sociedades constituidas con arreglo a las leyes mercantiles y las sociedades extranjeras o las agencias y sucursales de éstas, que dentro del territorio nacional ejerzan actos de comercio.

En el sentido objetivo, los actos de comercio son aquellos señalados en la propia ley y así reputados como tales. Además de su dimensión fáctica de ser negocios lucrativos, los actos de comercio tienen una naturaleza normativa al ser definidos como tales por la ley.

Precisamente, de ahí la relevancia de las fuentes normativas del derecho mercantil, siendo la primera de ellas la legislación. En lo tocante a la concepción de las leyes mercantiles no sólo como normas reguladoras del comercio, sino como disposiciones referidas a toda actividad empresarial, es oportuno advertir que se ha seguido una tendencia descodificadora en la materia, de modo que gran cantidad de rubros del Código de Comercio de finales del siglo XIX han sido progresivamente derogados, para regularlos en legislaciones especiales.

Al respecto, cabe mencionar el caso de las disposiciones incluidas, entre otras, en la Ley General de Sociedades Mercantiles, Ley General de Títulos y Operaciones de Crédito, Ley de Instituciones de Crédito, Ley de Concursos Mercantiles, Ley General de Organizaciones y Actividades Auxiliares del Crédito, Ley Federal de Competencia Económica, Ley de Inversión Extranjera, Ley de Comercio Exterior y Ley del Mercado de Valores.

Este amplio conjunto de leyes producto de la descodificación, junto con el código, integran el derecho mercantil sustantivo. En términos de su artículo 1º, el Código de Comercio estipula que los actos comerciales sólo se regirán por lo dispuesto en él y en las demás leyes mercantiles aplicables.

La competencia para legislar en materia mercantil y procesal mercantil corresponde al Congreso de la Unión en términos de la fracción X del artículo 73 de la Carta Magna, que expresamente faculta al Congreso para legislar en toda la República sobre comercio. n