Imprimir esta página

La Revolución del Toro

Escrito por  Sergio Ferrer Dic 23, 2020

Que dice John Ackerman que en Guerrero no somos inteligentes por eso saca un desplegado llamando a sus aliados intelectualoides para que nos digan que debemos aceptar la imposición de un candidato impopular, hablando de una historia de trabajo inexistente. Además, en este contexto hay grupos pequeños que están utilizando estrategias toscas como son las acusaciones de todo tipo, usando además el nombre de movimientos sociales, de luchas dignas para cubrir sus estrategias de guerra sucia.

Estas cosas no las debemos olvidar porque hablan de lo que llegaría al poder de concretarse una imposición, hablan de una clase política que llegó o algunos ya estaban, que se ríen de nosotros, que utilizan estrategias viejas y nuevas, desde la guerra sucia hasta el uso de compañías y personas dedicados a la manipulación de la opinión pública en redes sociales.

También están presumiblemente, las personas que se dijeron candidatas aunque sólo sea para buscar negociar y ver que les toca por allí dado el entreguismo y la falta de conciencia política. Mera apariencia y por cierto, algo que no va con los principios de Morena.

En la Montaña hay compañeras y compañeros que voluntariamente recorren con austeridad las comunidades indígenas y mestizas buscando a la población, tomando las medidas necesarias de prevención, para escuchar sus demandas, dar la información con la que se cuenta para que sean parte de un proceso democrático estatal; las próximas elecciones de 2021. Es una coyuntura importante, pero también confluye la presencia de todos esos problemas que vienen cargando familias y comunidades de las distintas regiones.

No ocupan una estructura de la nación para aventajar el camino. Son ciudadanos y ciudadanas que avanzan en su activismo político porque quieren ver mejor a Guerrero. Porque confían en Félix Salgado Macedonio como la figura esencial en una lucha de décadas. Esto, no forjando ilusiones mediáticas o buscando destruir al adversario o adelantándose a los tiempos, esos los han respetado. La consigna que llevan en el morral las maestras y maestros, los campesinos, las generaciones a quienes les tocó ver una amarga guerra sucia, los jóvenes entusiastas, es que llegue un cambio real, que nos unamos para sacar de esta época triste al estado sureño.

En las calles me ha tocado escuchar más de un recuerdo de lucha de Félix, por ejemplo un maestro de Cahuatache que recordó cómo a finales de los 80, el político los apoyó para culminar un conflicto magisterial en épocas duras del priísmo.

Pero no es sólo la historia. Las diversas generaciones queremos impulsar una transformación en Guerrero, pero no de una élite o de cúpula, que quieren hacer creer que son el pueblo sin que verdaderamente lo tomen en cuenta. Ellos están encendiendo los ocotes, están actuando de manera imprudente, acá no. Acá se está en defensa de las voces de los pueblos, de que la voluntad grande así como decidió en 2018 con el presidente Andrés Manuel López Obrador, así se haga escuchar en el estado.

Hay muchas temas y situaciones pendientes, desde la condición del campo, de los campesinos que han tenido que sembrar amapola o marihuana y que están buscando alternativas porque no quieren ya más criminalización sino acciones que traigan pacificación y desarrollo agrícola. De la situación de la población jornalera migrante indígena que parte a diversos estados del país.

Del desarrollo educativo, tecnológico y científico al que la juventud e infancias tienen derecho y puedan desarrollar su capacidad pensando que se abonará a lograr los objetivos de la agenda 2030. Del desarrollo del turismo, de los procesos de industrialización de productos, del encuentro de las artes como un detonador de paz y conciencia, de la necesidad de espacios para la expresión del arte urbano, del impulso al deporte en cualquiera de las regiones sin ningún sesgo partidista. De la capacidad de respetar los procesos indígenas y afromexicanos y reconocer los derechos lingüísticos, etcétera.

Pero en estos momentos, es innegable que todas y todos quienes estamos convencidos de que ya hay un líder adecuado para conducir el camino del estado de Guerrero, expongamos los argumentos, intercambiemos puntos de vista, hagamos uso responsable de las redes sociales, invitemos a la población a no ceder en la lucha de fortalecer y concretar el proyecto que ubica al Toro, de Félix Salgado Macedonio como el líder adecuado para esta tarea. Que nos ubica como personas esenciales en el desarrollo de nuestras comunidades.

Por lo pronto una buena base morenista lanzó un desplegado en el cual piden a la dirigencia nacional de Morena y sus instancias correspondientes, no imponer candidato y actuar con transparencia y una nueva ética política. También desde la Montaña hubo un comunicado que llama al respeto al pueblo, que se declara en asamblea permanente en atención al desarrollo del proceso interno de Morena. Están en pie de lucha.

El ingeniero Félix ha hecho un llamado al trabajo respetuoso, a no echarse para atrás y seguir respetando los principios de no agresión ni guerra sucia, sin claudicar en el esfuerzo de ver esta ola de justicia llegando a la playa, a las costas, a la Tierra Caliente, zona Norte, Montaña. Es la revolución del Toro, la de mujeres y hombres que tenemos el corazón puesto en hacer las cosas bien para Guerrero. n

@raschie