El delito de abuso sexual

Escrito por  Eduardo López Betancourt Mar 22, 2021

Antes de entrar al análisis de este delito, debemos mencionar que con motivo de la reforma efectuada al Código Penal el 21 de enero de 1991, el antiguo delito de atentados al pudor sufrió cambios como el de denominación, que ahora es “abuso sexual”; sin embargo, en su esencia no se transformó, como lo veremos en seguida. Por tanto, en algunos puntos del estudio, como en la historia o el concepto, nos referiremos al atentado al pudor.

Desde el punto de vista gramatical, abuso significa usar mal, injusta, impropia o indebidamente una cosa.

Nuestro Código Penal explica acerca del abuso sexual: “Comete el delito de abuso sexual quien ejecute en una persona, sin su consentimiento, o la obligue a ejecutar para sí o en otra persona, actos sexuales sin el propósito de llegar a la cópula” (artículo 260).

González de la Vega, en su obra Derecho Penal Mexicano, al referirse a la noción general de este tipo nos dice: “En términos esenciales, se entiende por delito de atentado al pudor, cualquiera que sea el sexo de sus protagonistas, activos o pasivos, los actos corporales de lubricidad, distintos a la cópula y que no tienden directamente a ella, ejecutados en impúberes o sin consentimiento de personas púberes”.

En la legislación española encontramos los abusos equiparados a la violación y al estupro, el primero en el título IX, artículo 430, que castiga al que abusare deshonestamente de personas de uno u otro sexo, concurriendo cualesquiera de las circunstancias expresadas para la violación.

Muñoz Conde, en su obra Derecho penal, parte especial, nos explica que “gramaticalmente el término ‘honestidad’ equivale a decencia o reputación y en este sentido es demasiado amplio para la rúbrica de los delitos que nos ocupan, pues excede en mucho del ámbito de lo sexual; así puede hablarse de un honesto funcionario o de un comerciante deshonesto, etc”.

Para Rodríguez Devesa, en su obra Derecho penal español parte especial, “es indiferente el sexo de los sujetos activo y pasivo. La acción abraza tanto los actos contra natura como aquellos distintos del coito por los que el agente intenta satisfacer sus apetitos libidinosos. Para la consumación no es necesario que se produzca el orgasmo. Generalmente, no bastará el empleo de fuerza en las cosas o una actitud pasiva, pero cabe imaginar en que el miedo se infunda por una explosión de cólera sobre algún objeto, y también, caso frecuente, que por halagos o una retribución el sujeto activo determine a su víctima a realizar actos impúdicos su persona. La lascivia por simple representación no es punible, a no ser que sea el epílogo de la violencia usada con este fin. La sodomía ralione sexus (pederastia y amor lésbico) es impune si no va acompañada de las circunstancias indicadas en el artículo 429”.

Otro tipo similar es el plasmado en el mismo Código Penal Español, en su artículo 436, sancionando “al que cometiere cualquier abuso deshonesto, concurriendo iguales circunstancias que las establecidas en los dos artículos precedentes”.

En torno a este artículo, Muñoz Conde, en su obra Derecho penal, manifiesta: “Sujetos activo y pasivo pueden serlo tanto el varón como la mujer. Por abusos deshonestos hay que entender aquellos actos de contenido sexual que no constituyan acceso carnal, incluyéndose también los contactos físicos homosexuales, siempre que reúnan alguna de las circunstancias establecidas por los artículos 434 y 435”, lo que significa una ampliación en el campo de aplicación con respecto a la anterior normativa.

Antes de la reforma –agrega–, los actos de homosexualidad, realizados con persona mayor de 12 años, eran atípicos, pues en el delito de abusos deshonestos se hacía expresa referencia a que los sujetos pasivos fueran los mismos que los establecidos en los artículos precedentes, lo que hacía imposible que el varón fuera sujeto pasivo”.

El maestro Díaz de León, en su obra Código Penal Federal con comentarios, lo define de la siguiente manera: “El abuso sexual se comete por quien, sin intención de llegar a la cópula, realiza un acto sexual u obliga a realizarlo, en una persona (varón o mujer), sin mediar la voluntad de esta para ello”.

El delito de abuso sexual nos parece, sin lugar a dudas, sumamente importante, preponderantemente, su validez en el ámbito penal; pero en relación con la definición legal consideramos que dentro de ésta debería omitirse “...ejecute en ella un acto sexual o la obligue a ejecutarlo...”, y en verdad valdría la pena en su lugar hablar de actos, eventos o enojosas situaciones de orden sexual, para que se pudiera presentar este ilícito. De esta manera, es factible definir: comete el delito de abuso sexual el que, contra el consentimiento de una persona, manifestado en cualquier forma, y sin el propósito de llegar a la cópula, realice en el sujeto pasivo actos, eventos o molestas situaciones de orden sexual. n