El delito de sabotaje

Escrito por  Eduardo López Betancourt Abr 12, 2021

La palabra sabotaje tiene un origen francés en la palabra sabotage, y en cuanto a su etimología proviene de sabots: “...nombre francés de las almadreñas que los primeros trabajadores que recurrieron a este sistema violento arrojaban a las máquinas para producir su brusca detención y su rotura incluso”.

Guillermo Cabanellas, en su obra Diccionario Enciclopédico de Derecho Usual, nos explica: “Sabotaje significa, en general, ir u obrar en contra de los intereses que están encomendados. Como la actitud ofrece características y consecuencias muy distintas en la esfera del trabajo y en la del delito, se escinde de su tratamiento en las dos voces inmediatas”.

En cuanto al concepto penal, se hace referencia a que únicamente se aplica a los daños o deterioros contra el Estado o contra las fuerzas de ocupación en conflictos sociales o políticos, refiriéndose inclusive a la oposición u obstrucción disimulada contra proyectos, órdenes, decisiones e ideas.

Raúl Carrancá y Trujillo, en su obra Código Penal Anotado, comenta: Por sabotaje se entiende el entorpecimiento malicioso de cualquier actividad. En un sentido más amplio, se puede decir que el sabotaje es una de las modalidades características de la acción directa en la lucha obrera. Lo mismo que el terrorismo, forma parte de ciertas tácticas revolucionarias. Por extensión, se llama sabotaje a todo acto que impida, dañe o perjudique la vida económica o la capacidad bélica de un país, y que se realice deliberadamente con fines políticos y en defensa de una causa o por cuenta de potencias extranjeras.

EI sabotaje “consiste en la destrucción de los útiles, maquinarias, materias primas, etcétera, de la empresa, efectuada por los trabajadores como consecuencia de un conflicto de carácter laboral que media entre ellos; persigue un fin colectivo, un efecto social”.

La definición que establece el Código Penal Federal para el sabotaje nos parece poco afortunada, pues es demasiado específica en cada uno de sus detalles. Creemos que puede haber una manera más sintética de definir al delito de sabotaje, porque lo que tenemos que considerar es que en este ilícito se está trastornando la vida económica y la capacidad de defensa de la sociedad, de tal manera que vamos a expresar cómo podríamos nosotros definir al sabotaje:

Comete este ilícito quien destruya o entorpezca las vías de comunicaciones o, en general, los servicios públicos, con la pretensión de crear un caos social o para tratar de transformar la vida económica o política del país. n