El delito de sabotaje (continuación)

Escrito por  Eduardo López Betancourt Abr 18, 2021

El sabotaje será siempre un importante instrumento de lucha social, aunque sin duda también tiene características ubicadas dentro del ámbito de ambiciones personales o de grupo. De esta manera el Poder Judicial de la Federación expresa lo siguiente:

Disolución social y sabotaje. Por sabotaje debe entenderse no únicamente la acción de los obreros y patrones de deteriorar las herramientas, desperdiciar las materias primas o atenuar sus esfuerzos en el normal rendimiento de la producción, sino también, por extensión, todo acto efectuado que redunda en impedimento, daño o perjuicio de la vida económica o de la capacidad bélica del país. Es congruente con el anterior criterio la definición que da el Diccionario Enciclopédico Uteha.

Fijado el concepto de sabotaje y siendo la disolución social un delito contra la seguridad interior de la nación, resulta obvio que el legislador, al utilizar tal término, alude forzosamente a todo acto que redunde en impedimento, daño o perjuicio en la vida económica o de la capacidad bélica de un país, que pone en peligro la seguridad nacional, interior o exterior.

Ahora bien, si el proceder del hoy quejoso consistente en impedir que volvieran a sus labores trabajadores que intentaban hacerlo después de haber sido declarada inexistente la huelga ferrocarrilera, fue un acto que indiscutiblemente perjudicaba la vida económica del país, dada la importancia que para la misma tiene el servicio de los ferrocarriles, de manera que tal proceder constituye un acto de sabotaje.

En este orden de ideas el acto es típico, estimado como delito por la ley, declara responsable a quien lo realizó.

Lo expuesto no queda quebrantado en su validez por el hecho de que la acción impeditiva de la vuelta de los trabajadores a su actividad laboral caiga dentro de lo dispuesto por el artículo 269 bis de la Ley Federal del Trabajo, del 29 de marzo de 1941 (Diario Oficial del 10 de abril del mismo año), pues es bien sabido que una ley posterior deroga la anterior y la reforma al artículo 145 del Código Penal, describiendo un nuevo tipo de delito, es posterior a las disposiciones legales de la Ley del Trabajo y en todo caso es aplicable al artículo 38 del Código Penal Federal. n